Vicente Mir, con capa de héroe para establecer un hito

El estratega valenciano comenzará a disputar el sábado su novena fase de ascenso sénior al mando del Atlético Saguntino, conjunto en el que crecieron las dificultades y se deben dos mensualidades tras la espantada de ZOE por el fraude de las criptomonedas

0
966
Entrenador
Vicente Mir, junto a su hijo Borja, una de las estrellas del Saguntino. /FOTO: CEDIDA

Vuelve a llegar la hora de los clásicos veteranos. La de los técnicos de renombre e historial que con su labor vienen a dignificar día a día la tercera categoría de la Federación. Es el caso del valenciano Vicente Mir, que a partir de este sábado marcará un hito en su laureada carrera comenzando a disputar el que se tratará de su noveno play/off particular.

Tomen nota, los disputó a Tercera con el Torrellano y el Alicante B, al que condujo al ascenso. Y a Segunda B, también con el filial del extinto equipo, con el Águilas y con los segundos equipos de Valencia y Elche, con el que nuevamente logró el éxito.  Y a esos, únanle los que jugó para llegar a Segunda con el Real Murcia y el Hércules. Bagaje suficiente, y sobresaliente, para afrontar el que se ha ganado a Segunda RFEF con el Atlético Saguntino.

Con un club histórico de la Comunidad Valenciana en el que se ha encontrado con una dificultad añadida a la de tener que litigar con el Mestalla: tras el escándalo en el que se vio envuelto su patrocinador -ZOE, por la estafa de las criptomonedas- el equipo lleva sin cobrar dos mensualidades. Una circunstancia, sin duda, que ha venido a cargar la mochila de las dificultades pero frente a la que Mir tuvo la pericia de conseguir que el vestuario no perdiera el equilibrio. Es más, tras la disputa de treinta y cuatro jornadas logró que el Saguntino acabara segundo con sesenta y cuatro unidades y eso le permitirá enfrentarse en Gandía a partir de las 18,00 horas, y con el factor empate a su favor, al Torrent, el quinto clasificado del grupo VI de Tercera.

Será a cara y cruz después de que Vicente Mir se hubiera negado a lanzar la moneda para resolver la encrucijada a la que abocó el destino. Como ya avisó ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA, un club de Primera RFEF lo buscó como ‘bombero’ para tratar de disputar la promoción de ascenso a Segunda  -no desvelamos su identidad para no herir a nadie-. Pero lo cierto es que a pesar de que ya por entonces se veía venir la tormenta que cayó sobre la entidad de Sagunto le pudo el corazón y más concretamente la petición de su hijo Borja, que es a la sazón uno de los miembros más destacados del equipo.

Aquello fue también cuestión de principios y ahora está por ver si los finales que le depara el fútbol premian el notable ejercicio de fidelidad y palabra. El desenlace, pase lo que pase, le pillará con la capa de héroe puesta por todas las que está teniendo que lidiar.