Vender el seguro del ascenso del Teruel

El exjugador de Huesca, Tenerife o Atlético de Madrid Víctor Bravo compagina su nueva función como entrenador con la dirección de una gestoría

0
85

El zaragozano Víctor Bravo, exjugador de Calahorra, Huesca, Burgos CF, Atlético de Madrid, Universidad Las Palmas, Mérida, Pontevedra, Melilla, Tenerife, Tudelano o Ebro, estaba llamado este pasado domingo a estrenar su nuevo estatus profesional.  El pasado 7 de agosto fue presentado como nuevo entrenador del Teruel, conjunto del grupo XVIIA de Tercera, y debía de afrontar el partido frente a la AD San Juan de Morrazifar. Sin embargo, el representativo del barrio rural de Zaragoza no hizo acto de presencia en el estadio Pedro Sancho, el campo de Zaragoza donde se iba a disputar el encuentro por estar Teruel en fase dos, y así éste que jugó en los juveniles del FC Barcelona sumó tres puntos sin disputarlos. Que es algo que pudo celebrar también al día siguiente ejerciendo su otra profesión. Y es que queriendo aprovechar su larga lista de contactos, y sus generales buenas relaciones con la gente, ha montado una correduría de seguros en la que también aprovecha su bagaje en el balompié.  “El fútbol me ha dado mucho: amigos de verdad, muchas relaciones, disciplina, salud. También me ha enseñado a competir. Y las experiencias me han valido y me valen mucho en mi vida laboral”, señala Bravo en el periódico El Heraldo.

“Ya tengo 37 años, pero pretendía seguir jugando, porque me encanta el fútbol. Tuve una lesión muy grave el pasado 9 de enero en un entrenamiento. Me rompí el ligamento cruzado de la rodilla y dos meniscos. El equipo iba bien, pero no ascendimos a Segunda B. Acabada la temporada, la directiva y el director deportivo, Fran Gracia, me ofrecieron el cargo de entrenador. Fran me dijo que me veía como entrenador por el respeto que me tienen los compañeros”, indica Víctor Bravo para explicar su paso de jugador a entrenador del Teruel.

Y todo, sin olvidar el que fue su mejor momento como futbolista. El 29 de octubre de 2006, con motivo precisamente de un encuentro ante el Real Zaragoza, se produjo su estreno oficial en Primera y también como jugador del Atlético de Madrid, con el que sólo llegaría a disputar otro choque más. Encima, el entonces entrenador colchonero, el Vasco Javier Aguirre, le hizo actuar de inicio, aunque en el minuto 70 lo sustituyó por Kun Agüero. “Ganó el Zaragoza 0-1, con un gol de Óscar al final del partido. Y el número 45 que yo llevaba lo decía todo. Era un chaval. Y ahí me vi junto a Fernando Torres, Maniche, Costinha…. Siempre le estaré agradecido a Javier Aguirre por hacerme debutar”, dice este que no cuajó en la élite porque “quizá no estaba tan centrado como debería haber estado. Era muy joven”.

El caso es que catorce años después de aquello las miras de Bravo son completamente diferentes. A lo largo de su historia el CD Teruel ha competido siete temporadas en Primera y ahora busca quien le asegure la posibilidad de disputar la octava en la próxima. Ganas, fuerzas y un discurso convincente, como el que emplea para desenvolverse en la correduría, seguro que no le faltan. Y cuando decimos seguro, es seguro.