Uribe: El técnico que rechazó entrenar en Primera y ahora defiende su condición de jornalero

El gijonés, que subió a la máxima categoría al Getafe para después marcharse, se debate con el Mensajero en una lucha cruenta por permanecer en Segunda RFEF

0
2015
Entrenador
Iosu Uribe, en un partido del Lanzarote. /FOTO: OFICIAL.

Así es el fútbol. En el lapso de dieciocho años el gijonés Iosu Uribe ha pasado de desechar la opción de entrenar en Primera a batirse el cobre para demostrar, como ya en otras oportunidades, que está capacitado para mantenerse en Tercera (hoy conocida como Segunda RFEF).

Contextualizamos, el Mensajero, conjunto del grupo IV  en el que recaló en el mes de enero, se ha impuesto por 2-0 al Vélez durante el encuentro celebrado este domingo en el Silvestre Carrillo. Y lo cierto es que los tres puntos son un bálsamo para un clásico de los banquillos españoles que al mIrar hacia atrás quizás quisiera poder reconsiderar la decisión que le apartó de aquel fulgurante Getafe al que ascendió a Primera al término de la campaña 2003/04.

“Creo que me merecía haber podido disfrutar de la Primera División con el equipo que ascendí pero al final las diferencias entre Ángel (Torres, el presidente) y yo fueron insostenibles y se hizo imposible el poder continuar. Con el paso del tiempo, tengo un cariño especial al equipo y a la afición y también a Torres. Me habría gustado estar en Primera porque es algo que conseguí. No sé si acerté o no pero era imposible continuar. Respeto máximo a todo el mundo”, señaló en MARCA este que en ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA realizó otra confesión.

“Ángel Torres me quiso renovar a mitad de temporada, pero yo quise esperar. Y las posturas se fueron enfriando hasta el punto de que nos tiramos tres meses sin hablar. De modo que al ver que yo no estaba dispuesto a seguir se pusieron en contacto con Míchel”. Con un floreciente entrenador por entonces con el que “sin embargo surgieron diferencias” dándose la opción “de que volviéramos a hablar, pero al final fue que no”, concluye Uribe. Y todo, al observar que al final acabó tomando las riendas de la nave getafense Quique Sánchez Flores y “yo me acabé marchando al Elche. Un equipo -quiere puntualizar- que todavía no había aparecido cuando yo me empecé a distanciar de Torres”.

El caso es que hoy día en Santa Cruz de La Palma  Uribe sigue dando la talla, y bregando como un campeón, en este ciclo de jornalero del banquillo que le ha tocado vivir.

Para que se hagan una idea de eso a lo que se enfrenta ahora la situación es tal que sí. A falta de tres jornadas para la conclusión del campeonato del grupo IV de Segunda RFEF el Mensajero ocupa la primera posición de descenso con 35 unidades. A una le queda la del play/out que ocupa el Don Benito y ya a cinco la última plaza de permanencia: en poder del Antequera. Por detrás, le queda el Las Palmas Atlético con 30. Con éste tiene el golaveraje particular perdido al igual que con los pacenses, con los malagueños igualado.

Un panorama incierto que no se agrava si se repara en lo que le queda por jugar. Visita al Xerez DFC (10) y recibimiento al Cádiz B (11), equipos con todo hecho, y última salida para medirse al Coria (9º), se presume que ya por entonces de vacaciones.

Ahora bien, Uribe no quiere relajaciones que no se pueden permitir. Y de cara a conseguir la hazaña espera rescatar alguna enseñanza de su largo desfilar: Lealtad, Oviedo ACF, Pájaras Playas de Jandía, Ribadesella, Las Palmas, Getafe, Elche, Hércules, Alavés, Eibar, Leonesa, Girona, Avilés, Melilla, Caudal y Xerez.

Lo de trabajar en Primera por ahora le queda muy atrás. Por ahora.