Trescientos mil euros para que Josico haga otro milagro en el Socuéllamos

El técnico de Hellín se expone al riesgo del descenso a Tercera RFEF con una plantilla muy remozada y con la que espera obrar la proeza de la salvación pese a las limitaciones económicas

0
907
Entrenador
Josico, entrenador del Socuéllamos, da una instrucción. /FOTO: PASIÓN AMARILLA

El albaceteño José Joaquín Moreno Verdú, conocido futbolísticamente como ‘Josico’, dispone de una cantidad muy aproximada a los 300.000 euros para obrar otro milagro en el Socuéllamos. En el conjunto del grupo IV de la Segunda RFEF al que ya el curso pasado salvó del descenso a Tercera RFEF con una jornada de antelación -otra proeza- y en el que en esta oportunidad el gasto total de plantilla y cuerpo técnico no excede en ningún caso la cantidad antes citada. Obteniendo nuevamente la salvación habrá cumplido con su cometido.

En la actualidad, el conjunto azulado es décimo sexto con tres unidades, consecuencia de las derrotas iniciales ante el Atlético Levante y el CD El Ejido 2012 y de tres empates consecutivos frente a equipos muy competitivos: el líder La Nucía, el Eldense y el Hércules de Alicante.

El primer tramo de ese trayecto vino marcado por el hecho de que el equipo presentó hasta diecinueve fichajes y el segundo, porque el trabajo de ensamblaje del exjugador del Albacete, Las Palmas y Villarreal va dando resultados.

“El balance es de tres puntos, pero las sensaciones son muy buenas, creemos que vamos en la dirección correcta. Nos falta la primera victoria que nos de la moral. El grupo va a más”, dice Josico, quien a la vez se siente en “el boca a boca, porque estamos haciendo un buen trabajo”.

“Somos un equipo familiar y humilde”, razona, pero “tenemos la suerte de contar con el apoyo de una afición muy fiel y leal. Los otros días se presentaron en Alicante doscientos o trescientos aficionados”, enfatiza.

De todos ellos necesitará Josico y el Socuéllamos para librar con éxito la próxima cita: el Real Murcia de Mario Simón, exentrenador del Socuéllamos. “Él sabe -dice por el entrenador grana- lo que se va a encontrar. Conoce perfectamente las características de nuestro campo de juego (de césped artificial en mal estado). Pero tengo la impresión de que vamos a ganar”.

Es la profecía que lanza el de Hellín como anticipo del segundo milagro que quiere obrar. Sus ‘reclutas’ ahora entrenan por la mañana -ya les cuesta compaginar con el trabajo- y por término medio ganan entre «mil y mil doscientos euros» pero «se encuentran perfectamente comprometidos» con la envergadura de la gesta que se pretende.