Sergio Sánchez: peor que el penalti de una final

El de Carbayín Alto afronta con el Sporting B una agónica lucha por evitar el descenso a Tercera RFEF tras haberse consumado bajo su cargo el de Segunda

0
146
Entrenador
Sergio Sánchez, dirige desde la banda un partido del juvenil asturiano. /FOTO: SPORTING

El exguardameta asturiano del filial del Sporting de Gijón, del primer equipo asturiano, del Atlético de Madrid, del RCD Espanyol, del Getafe o del Hércules Sergio Sánchez se encuentra frente a un trance peor que el de tener que detener un penalti en una final.

Como ya sabrán los lectores de ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA, a finales de enero tomó el testigo de Samuel Baños en el filial del Sporting de Gijón, al que recogió en la penúltima posición del grupo 1B de Segunda B. Y el caso es que después de nueve partidos bajo su cargo que se resolvieron con dos victorias, cuatro empates y tres derrotas, el equipo acabó en la misma plaza en que se le encontró. Y así acabó consumando un primer descenso: a la categoría que año que viene será conocida como Segunda RFEF.

 

¿TE ESTÁ GUSTANDO? LEE MÁS ARTÍCULOS COMO ÉSTE… SÍGUENOS

EN TWITTER: https://n9.cl/ycil7

EN FACEBOOK:  https://n9.cl/qrorl

 

Pues bien, ahora el de Carbayín Alto deberá intentar frenar la hecatombe que supondría acabar la temporada con el equipo en Tercera RFEF (la que será la quinta categoría del fútbol español el próximo curso). Y lo cierto es que al arrastrarse los puntos, el panorama no es nada alentador. Al arrastrar los dieciséis puntos que acumulaba al término de la primera fase va a encarar la segunda a cinco unidades del primer puesto de salvación.

Y claro, eso supone que Sergio encare la tarea con un máximo de pragmatismo. «Las cuentas que nosotros hacemos es que sabemos a ciencia cierta que tienes que ganar tres o cuatro partidos casi seguidos para meter muchos puntos y auparte entre los tres primeros que te aseguren la permanencia», expuso el técnico sportinguista, que considera que un triunfo el domingo es «importante, pero no fundamental», ha dicho el preparador, quien tiene por delante un reto más complicado que el de los once metros.