Sergio Egea se enfrenta a una destitución a la ‘carbayona’

El técnico argentino del Salamanca CF UDS necesita ganar, o al menos puntuar, ante el Pontevedra para que no peligre su continuidad y viva una situación semejante a la padecida con el Oviedo

0
189
Pumas
Sergio Egea muestra desolación. /FOTO: EL UNIVERSAL

El técnico argentino Sergio Egea se enfrenta a la posibilidad de vivir una destitución tan rápida como la padecida la pasada temporada en el Real Oviedo. Y es que el presidente del Salamanca CR UDS, el mexicano Manuel Lovato, es de gatillo rápido y los resultados que está cosechando el sudamericano al frente del colectivo charro son mejorables: tras cuatro partidos de bronce  sólo ha podido ganar uno. De modo que si este domingo suma la que sería la cuarta derrota de la temporada en El Pasarón ante el Pontevedra en partido correspondiente a la quinta jornada de competición en el grupo 1A de la Segunda B nadie pone en el fuego por que no vaya a vivir un despido a la ‘carbayona’.

Cabe recordar que Egea no pasó de mitad del mes de septiembre el curso pasado. Las derrotas cosechadas ante el Deportivo de la Coruña, Fuenlabrada, Mirandés y Elche sólo se soliviantaron con un empate ante el Carlos Tartiere ante el Lugo, de tal forma que a Egea le tocó vivir entonces la que se había tratado de su experiencia más efímera en España. Cino encuentros y a la calle.

En el Hércules de Alicante, durante la campaña 1998/99, Egea también fue un visto y no vino. Aunque por lo menos tuvo mayor margen de maniobra, ya que en la formación del Rico Pérez tuvo la opción de estar al mando del colectivo blanquiazul durante ocho partidos. Fueron del campeonato de la Segunda división y se saldaron con cinco derrotas, un triunfo y dos empates.

Jugadores de peso del Salamanca CF UDS ya han advertido que el club no puede estar cambiando de entrenadores cada dos por tres. Y han asumido su culpabilidad en la mala marcha del plantel, que es octavo de diez. Pero ni aún así da la sensación que Egea vaya a estar a salvo si no logra una victoria. O, al menos, un empate.