Curiosidad: Rubén Torrecilla y Francisco se conocen del infierno

0
731
Entrenador
Francisco, en un partido de la SD Huesca. /FOTO: OFICIAL

El próximo sábado va a tener lugar en Los Cármenes un encuentro muy especial. Y no sólo porque se enfrentarán dos equipos que luchan por la permanencia, como son Granada CF, décimo séptimo posicionado con 24 unidades, y el Elche, décimo cuarto clasificado con veintinueve puntos. O porque en la banqueta local se va a estrenar Rubén Torrecilla, que ha tomado el relevo de Robert Moreno. No, aparte de eso está el morbo, el aliciente, de que el estratega debutante conoce muy bien a su homólogo, Francisco Rodríguez. Y todo, porque se conocen del infierno. (SIGUE DEBAJO)

Roberto Cuerva y Julio Algar, entrenadores interinos del Recreativo

Del ‘vía crucis’ que ambos sufrieron en la temporada 2007/08, que es cuando quedaron agrupados inicialmente bajo las órdenes de Antonio Tapia en aquel revolucionario proyecto que resultó ser el del Granada 74 SAD en Segunda tras la compra de los derechos federativos del Ciudad de Murcia.

Una operación que tuvo el visto bueno de Javier Tebas, entonces vicepresidente de la Liga de Fútbol Profesional, pero que murió por inanición ante las antipatías generalizadas del mundo del fútbol. Al conjunto rojillo no le dejaron jugar en Los Cármenes sino que se tuvo que marchar a la localidad de Motril y encima comenzaron a fallar los pagos. Fue como consecuencia de que entró en proceso concursal la empresa que al comprar la Ciudad Deportiva Granada 92, la cuna del ’74’, se presuponía que iba a inyectar en las arcas dinero del que pudiera disponer el presidente Carlos Marsá (sólo abonó una parte).

De modo que Torrecilla y Francisco vivieron en una montaña rusa que acabó en el suelo. De convertirse en firme aspirante al ascenso a Primera, el equipo de Torrecilla y Francisco, pasó a coquetear con los puestos de descenso. Y todo, en un clima de falta de inestabilidad tremendo, llegando incluso a haber acusaciones por parte del granadino Paco Esteban, jugador a posteriori del Elche, de que algunos compañeros se habían vendido. Total, que el descenso se consumó por anticipado y los futbolistas tardaron en cobrar.