‘Rajada’ de Forlán al repasar su destitución en Peñarol

El exjugador del Villarreal y el Atlético, ‘cortado’ tras sumar 12 puntos de 27, indicó que  “la gente que maneja el fútbol tiene que tener otra capacidad, no debería estar contaminada"

0
92

Casi cuatro meses después de que fuera viera frenada con una destitución su primera experiencia en el banquillo, el ex jugador del Villarreal y Atlético de Madrid, ahora entrenador, Diego Forlán, ha abierto la boca para explicar su salida de Peñarol de Montevideo. En global, dirigió un total de 11 partidos, con cuatro victorias y misma cantidad de derrotas, además de tres empates. Y durante el último campeonato uruguayo obtuvo 12 de 27 puntos y ese fue uno de los principales argumentos de su despido, aunque ha quedado claro que el uruguayo no quedo conforme.

Sobre todo tras atender sus explicaciones en 100% Deporte (Sport 890), que es donde hizo alguna que otra rajada tras comenzar algo tibio: «Se hablaba de la actitud del equipo. Es verso eso de que yo no transmitía. Hay partidos que se transmite más que en otros, pero ¿tengo que estar gritando los 90 minutos para que se diga que Forlán tiene carácter? Me hubiera encantado seguir, pero tengo la capacidad de enseguida aceptar que se terminó y mirar hacia adelante. Sí analizar lo que sucedió, pero mirar al futuro y disfrutar», comenzó diciendo el estratega.

“Si lo analizas en frío, 12 puntos de 27 es poco, pero no para el campeonato que estábamos jugando. Me echaron sin perder dos partidos seguidos, pero estaba ahí. La gente que maneja el fútbol tiene que tener otra capacidad, no debería estar contaminada”, continuó añadiendo el entrenador, quien explicó incluso cómo se produjo la destitución.

«Me llamó Jorge Barrera (presidente de Peñarol). Ahí no sabía si me iba a dar una chance más o si me iba a echar. Me senté mano a mano con él en su casa y me dijo ‘estuve toda la noche…’, y pensé ‘estoy en el horno, chau, para afuera’. Estaba buscando la mejor salida. Lo corté y le dije ‘sos el presidente, si vos querés echarme, échame’. Me defendí en la reunión, pero la decisión ya estaba tomada».