Pacheta, las veintidós mujeres de los futbolistas y la bruja

El hoy entrenador del Real Valladolid firmó en el Efesé una brillante actuación trufada de medidas singulares y abruptamente finalizadas por las influencias del más allá

0
885
Entrenador
Pacheta, en un entrenamiento, no para de darle vueltas a la cabeza. /FOTO: ELCHE CF

Quien se piense que José Rojo ‘Pacheta’ ha malgastado un solo segundo de su tiempo en lamentarse por la derrota ante el CD Tenerife es que no lo conoce. Y es que el burgalés no descansa y menos cuando ha tenido un resultado adverso, de modo que al final termina por convertirse en una máquina de ingeniar o de poner en marcha medidas que sirvan para el crecimiento de los grupos que quedan a su cargo.

Una de las más curiosas la desarrolló en el Cartagena, donde coincidiendo con el final de la temporada 2012/13 no tuvo otra que reunirse con las parejas de los futbolistas. Recibió a las esposas y novias de sus futbolistas en la cantina del estadio y les invitó a un café. Algunas se conocieron en esa cita, en la que estaba prohibida la presencia de futbolistas. Luego bajaron al vestuario local del Cartagonova y el técnico les enseñó las instalaciones que cada día usan sus parejas. Para terminar, les dio una charla en las que expuso su metodología de trabajo y les pidió colaboración para estos últimos meses de la temporada, que son los cruciales para el equipo.

«Me gusta transmitir mi idea a todos los que me rodean. Quedé con las mujeres y estuvimos hablando un rato. Ellas son una parte crucial en este proyecto común. Estas cosas de otra índole que hacemos con regularidad, y que no son lo propio del entrenamiento, también tienen su significado. Intentamos cerrar el círculo de todo lo que afecta al futbolista», señaló el entrenador burgalés al periódico La Verdad.

«En este caso, las mujeres de los futbolistas son un pilar básico para adquirir éxito. Si ellas se sienten partícipes de todo esto, va a ser mucho más fácil que el jugador esté contento y de que las cosas le vayan bien al grupo. Si las mujeres son capaces de entenderme en las decisiones que yo puedo tomar y de entender lo duro que puedo ser, siempre será más fácil para todos. Queremos ir todos de la mano y ellas son una parte crucial de todo el proyecto», explicó Pacheta, casado y con dos hijos.

El caso es que de aquella temporada Pacheta recordará otra circunstancia. Recogió al Cartagena quinto en la clasificación del grupo cuarto de la Segunda B y lo terminó situando en la segunda posición de la Liga. Sin embargo fue despedido porque Paco Gómez, el entonces presidente, se dejaba aconsejar por una bruja que le dijo que con el hoy técnico vallisoletano no subiría el Efesé. Tampoco lo hizo con José Miguel Campos.