Óscar Vales, suma y sigue

El Gernika Club, conjunto dirigido por el basauritarra, volvió a ganar este sábado y continúa tras seis jornadas disputadas liderando el grupo 4A de la Tercera División

1
180
Entrenador
Óscar Vales, dirige un encuentro desde la banda. /FOTO: MOI CELESTE

El Gernika Club, conjunto dirigido por el basauritarra Óscar Vales, volvió a ganar este sábado y continúa tras seis jornadas disputadas liderando el grupo 4A de la Tercera División. El inicio de temporada de los forales está siendo prácticamente inmaculado, cinco victorias y un empate que les han servido para meter tierra de por medio con sus perseguidores.

Si bien es cierto que en todas las quinielas los de la Villa Foral partían como uno de los favoritos para comandar su grupo, luego ese favoritismo hay que llevarlo al terreno de juego y el buen trabajo desde la dirección técnica del ex jugador del Athletic Club de Bilbao y Celta de Vigo comienza a dar sus frutos en un conjunto llamado a pelear por el ascenso a la categoría de Bronce.

Óscar Vales Varela (Basauri, 1974), colgó las botas tras una dilatada carrera en la Primera División en la que disputó más de 250 partidos. Quiso seguir ligado a mundo del futbol y tras formarse como entrenador acumuló experiencia en conjuntos como el Retuerto Sport o el Sodupe.

El parón les cortó las alas

Al técnico basauritarra le llegó la oportunidad de dirigir al Gernika Club  a mediados de noviembre de la temporada pasada. Vales aterrizó en Urbieta para sustituir a Urtzi Arrondo e intentar reconducir el irregular inicio liguero que tuvieron los blanquinegros.

Desde su llegada se puso manos a la obra para meter al equipo entre los cuatro primeros clasificados. Como primer paso recobraron la fortaleza en su feudo. Urbieta antaño inexpugnable para los equipos que lo visitaban, vio como con el paso de las jornadas el equipo mejoró sus números de manera significativa.

Pero tras catorce encuentros al frente de la entidad tuvieron que dar por finalizada la temporada de manera abrupta debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19. Con todo, en el último encuentro que diputaron antes del parón, tuvieron la oportunidad de culminar la remontada jugándoselo todo a una carta con el Basconia dirigido por Patxi Salinas.

La moneda salió cruz para los de Gernika, que se quedaron con la miel en los labios de recuperar la categoría perdida en la campaña anterior. Pero el buen trabajo de Oscar Vales no cayó en saco roto. Los dirigentes forales entendieron que el de Basauri se había ganado la renovación y le dieron las riendas del equipo para la presente temporada.

Un inicio ilusionante

El curso ha comenzado de manera brillante. Las claves para su míster, son la unión que hay dentro del vestuario y las ideas claras que tiene el equipo. Un factor clave  es el compromiso y sentimiento de pertenencia que tienen sus jugadores hacia el club. A partir de ahí todo es mucho más sencillo. El equipo está jugando un buen futbol, se muestran como una escuadra muy ofensiva lo que les ha posibilitado gracias a los quince tantos marcados en las primeras seis jornadas escaparse en solitario y obtener un buen colchón de puntos.

Están subidos en la ola buena y a pesar de que tienen duros contendientes como el Sestao River o el Beasain, desde los compases iniciales de la competición están dejando claro que este año van a estar en la terna de equipos con opciones claras de dar el salto de categoría y con ellos un Óscar Vales que poco a poco va dando pasos hacia adelante en su carrera como entrenador.

1 COMENTARIO