‘Oli’, un entrenador en el punto cero con códigos éticos

El ex delantero goleador cumple su cuarta temporada en el Marino de Luanco, donde arrastra el recuerdo de técnicos como Aragonés, Antic o Espárrago

0
176
Entrenador
Oli, en rueda de prensa, con el Marino de Luanco. /FOTO: CD COVADONGA

El exdelantero goleador del Real Oviedo, Betis o Cádiz CF Oliverio Jesús Álvarez ‘Oli’ ha encontrado su lugar como entrenador en el Marino de Luanco, conjunto del grupo 1B de la Segunda B en el que va a cumplir la cuarta temporada con el objetivo de la permanencia y sin descartar pelear por metas mayores como la Primera RFEF, lo que no se antoja sencillo habida cuenta de que tendrá como rivales a equipos como el Burgos CF, la Cultural Leonesa o el Numancia de Soria.

El ovetense se comprometió con la formación asturiana de cara a la temporada 2017/18, en la que compitió en Tercera. Entró en el play-off, pero no logró ascender. Sí conquistó el objetivo en la 18/19, tras acabar segundo en la competición regular. Y en la campaña abruptamente finalizada, el equipo estaba el décimo octavo lugar cuando se interrumpió la Liga. El caso es que así ‘Oli’ se encuentra en el punto cero. En un enclave tan modesto como el de la Universidad de Oviedo, que es desde donde comenzó a proyectarse como jugador.

“Me gusta tratar a los jugadores como me trataban a mí. Me gusta que en los equipos a los que entreno se respeten algunos códigos de vestuario. Son cosas sagradas que el jugador tiene que entender. Y, si no, hacérselo entender. Trato de ser un entrenador empático y ponerme en el lugar del futbolista”, dijo Oli en su momento al diario AS, que es donde explicó que comenzó a plantearse ser entrenador “muy pronto, más de lo que suele ser normal en un futbolista. Con 25 años, cuando estaba en el Betis, me saqué el título de entrenador juvenil. Con 27 años, en Oviedo, el nacional. Siempre me ha gustado el fútbol y tenía inquietud por cómo sería la vida en los banquillos”, confesó.

Y todo, tras dejar claro que se queda con muchas cosas de los técnicos que tuvo. Aragonés era todo carácter. Un entrenador diferente. Era un maestro en llevar el vestuario. Sabía cómo llegar al futbolista, cuándo hacer la broma, cómo usar la ironía… Y te imprimía un carácter ganador. Con Antic aprendí que es mejor tener un once fijo, que se recite de memoria. Creo en hacer cambios, no en las rotaciones. Eso te asegura resultados. También me marcó Espárrago en mi última etapa en el Cádiz. De él aprendí a tratar con los veteranos. Era un técnico cercano, que no marcaba las distancias, con mano izquierda”, dijo este que antes de comprometerse con el Marino fue entrenador de Cádiz CF, UD Marbella, Écija o Betis B.

 

 

NO TE QUEDES CON LAS GANAS DE LEER MÁS…

PÁGINA PRINCIPAL: https://n9.cl/vtry

NOTICIAS DE PRIMERA https://n9.cl/o3mu

NOTICIAS DE SEGUNDA https://n9.cl/s5wt

NOTICIAS DE SEGUNDA B GRUPO1 https://n9.cl/ye5z

NOTICIAS DE SEGUNDA B GRUPO2 https://n9.cl/cdsqx

NOTICIAS DE SEGUNDA B GRUPO 3 https://n9.cl/vsiuq

NOTICIAS DE SEGUNDA B GRUPO 4 https://n9.cl/8bhx

NOTICIAS DE TERCERA https://n9.cl/1lg22

NOTICIAS DE INTERNACIONAL https://n9.cl/84t2

NOTICIAS DE PRIMERA FEMENINA:  https://n9.cl/bd1iu

NOTICIAS DE SEGUNDA FEMENINA:  https://n9.cl/2alud