Nuevo pinchazo de Éder Sarabia y el Andorra pasa a rezar

El conjunto presidido por Piqué ha empatado ante el descendido Hospitalet (1-1) y aunque depende de sí mismo para ascender a la Primera RFEF se encuentra atosigado por la bajada de rendimiento

0
77

Éder Sarabia sigue de capa caída. De muy capa caída. Y quien lo puede terminar pagando es el Andorra y su presidente Gerard Piqué, que ve no sólo cómo el equipo del grupo 3A de Segunda B ha perdido fuelle tras la llegada del que fue su entrenador sino que encima va a tener que pasar a rezar para poder ascender a la Primera RFEF por el camino más corto.

Atención a la ‘jugada’. El Andorra ha empatado en casa a uno frente al Hospitalet, equipo que ya estaba matemáticamente descendido a la Segunda RFEF, y aunque lo cierto es que con treinta puntos va a acabar la penúltima jornada del campeonato en la tercera posición, válida para ascender, lo cierto es que debe aumentar al máximo las prevenciones pese a depender de sí mismo. Y sobre todo, por la proximidad de los rivales -Badalona (27 unidades, con el que tiene el golaverage perdido) y Llagostera (26, con un encuentro menos, pero ganándole la confrontación particular).

El tema está en que Sarabia y el Andorra se lo jugarán todo la próxima jornada en el campo del Lleida, que aún no está matemáticamente salvado e incluso aún tiene alguna mínima posibilidad de ascender a la Primera RFEF.

Y la clave para entender estos agobios quizás radique en el hecho de que el que fuera segundo entrenador del FC Barcelona ha obtenido un balance discreto por lo que sea. Recogió a un equipo que estaba segundo y que ahora es tercero porque bajo su mando ha obtenido tres victorias y dos empates en ocho encuentros.