Mosquera y el Extremadura se rebelan ante tantos latigazos

La plantilla del cuadro de Almendralejo no se entrenará más hasta que no llegue dinero

0
760
Entrenador
Manuel Mosquera, en el transcurso de un partido. /FOTO: EXTREMADURA UD

El Extremadura de Manuel Mosquera llegará al próximo partido ante el San Sebastián de los Reyes, correspondiente a la vigésimo segunda jornada de competición en el grupo I de la Primera RFEF, después de que la enorme crisis financiera del equipo se haya traducido en la ocupación de la penúltima plaza. Pero sobre todo, después de haberse tirado la semana completa sin entrenar. (SIGUE DEBAJO)

Y es que cuerpo técnico y jugadores han decidido no ejercitarse más si no llega el dinero prometido que pague las nóminas que les adeudan (más de ocho), además del dinero que el club debe a clientes y proveedores. Ni lunes ni martes se habían programado entrenamientos para dar los dos días de tregua que Manuel Mosquera anunció en sala de prensa.

«No se puede jugar un partido más en estas condiciones con catorce jugadores, o doce, o diez, o nueve. Ya no se puede ir por los campos como estamos yendo nosotros. Todo el mundo haciéndonos favores: con la ropa, con mil cosas. Y esto lo digo sin demagogias y sin mierdas. Que en dos días nos solucionen el problema. Y si no, que por favor nos liberen, porque nos sentimos secuestrados con esta situación», dijo tras la derrota ante el Dux Internacional el entrenador coruñés. «Solo pido, y lo digo muy claramente, que en dos días resuelvan la situación. En dos días. Ya no tres. En dos días. Que nos liberen, porque es imposible mantener esto. Imposible. Si las personas que han dicho que van a poner el dinero, que pongan el dinero ya en dos días. Y si no lo ponen en dos días, lo mejor es que no estén, porque no podemos aguantar más», comentó el entrenador. Y lo cierto es que ayer las personas que pensaban poner anunciaron que dan marcha atrás.

El grupo inversor que habían encabezado Javier Páez y Daniel Moreno, informaban de la imposibilidad de entrar en el Extremadura «por falta de acuerdo con uno de los principales acreedores que actualmente tiene el club y que resulta la deuda pasada mantenida con jugadores que vistieron la elástica del Extremadura Unión Deportiva S.A.D».

Es el grado último de fustigación.