Mikel Etxaburu devuelve la sonrisa a Zaldupe

El míster ondarrutarra vuelve a ser profeta en su tierra, sacando adelante con nota, a un Aurrera de Ondarroa llamado a pelear por la permanencia en la categoría

0
308
Entrenador
Mikel Etxaburu presta atención durante un entrenamiento. /FOTO: OFICIAL

El Aurrera de Ondarroa dirigido por Mikel Etxaburu ‘Pixki’, lleva un mes de dulce y gracias a las cuatro victorias consecutivas logradas en el siempre complicado Grupo IV de Tercera RFEF, deja atrás las malas sensaciones del comienzo de temporada. El míster ondarrutarra vuelve a ser profeta en su tierra, sacando adelante con nota, a un equipo llamado a pelear por la permanencia en la categoría.

Etxaburu tras formarse en las categorías inferiores del club de su localidad natal y trabajar en la estructura de la SD Eibar donde dirigió a su equipo juvenil y fue segundo de a bordo en el CD Vitoria, filial de los armeros, regresó a casa la pasada campaña para hacerse cargo del equipo costero.

Después de superar un complejo año en el que se celebró con cierto alivio la consecución de la permanencia en categoría nacional, esta campaña los  resultados iniciales obtenidos por los colorados sembraron dudas alrededor de cuál sería el futuro del equipo.

En las primeras seis jornadas tan solo se sumaron dos puntos. Guarismos que ponen las orejas tiesas al más pintado. Pero los de Pixki siguieron fieles a su libreto y tras lograr una sorpresiva victoria frente al Basconia de Carlos Gurpegi, recobraron el ánimo siendo verdugos de la Cultural de Durango, CD Victoria y Aurrera Vitoria de manera consecutiva.

Doce puntos de una tacada, que colocan a los de Ondarroa tras diez jornadas disputadas, con catorce unidades en la octava posición de la tabla clasificatoria, a tan solo tres puntos de los puestos de playoff y lo más importante con un sabroso colchón sobre el descenso. Mikel Etxaburu y su vestuario ven el futuro con otros ojos y en Zaldupe la afición vuelve a sonreír ante las buenas sensaciones que transmite su equipo.