Miguel Ángel Ramírez cierra un exitoso ciclo en Ecuador

El técnico de Las Palmas ha puesto punto y final a su periplo con Independiente del Valle, que es con el que ganó el título de la Copa Sudamericana y trabajó a tan alto nivel que fue deseado por el Palmeiras y el Flamengo de Brasil

0
476
Entrenador
Miguel Ángel Ramírez, en el centro. /FOTO: EL COMERCIO

El entrenador de Las Palmas Miguel Ángel Ramírez ha dado por finalizada la etapa que inició en 2018 en independiente del Valle, donde fue coordinador de cantera desde mayo de 2018 y entrenador desde junio de 2019. Con la consecución de la Copa Sudamericana, el preparador consiguió el primer título para el cuadro ecuatoriano, lo que supuso incluso que Flamengo y Palmeiras lo quisieran contratar.

El caso es que Ramírez, de 36 años, dice adiós después de sellar el tercer puesto en Liga y clasificar al equipo de forma matemática para la próxima edición de la Copa Libertadores.

La carta con la que se ha despedido de los aficionados el que fuera técnico de los juveniles de la UD Las Palmas y el Deportivo Alavés es la siguiente:

Aunque no ha sido una decisión sencilla, les anuncio mi marcha de Independiente del Valle. Es un día muy importante en mi vida. Supone dejar mi casa y el lugar en el que he sido muy feliz. He dedicado mucho tiempo a discernir para llegar a esta decisión: es el momento de cerrar aquí esta bonita etapa y quedarme con los muchos y buenos recuerdos. En este club he conocido personas maravillosas, me he sentido importante siempre, querido y valorado mucho antes de tener el honor de ser elegido entrenador del equipo profesional.

Por ello quiero dar las gracias a Michel Deller, a Franklin Tello y al directorio que preside, y en especial al gerente general Santiago Morales y al gerente deportivo Luis Roggiero, por darme la oportunidad a mí y a todo mi equipo de trabajo de vivir una experiencia maravillosa y exigente. Han sido casi dos años de trabajo intenso a todos los niveles que nos han aportado mucho como personas y como profesionales. Agradezco su comprensión ahora que deseo comenzar una nueva aventura en mi vida.

Estoy muy orgulloso de que durante mi tiempo en el club llegara #LaGranConquista: el primer título para IDV, esa Copa Sudamericana en aquella inolvidable noche en Asunción. Y la Copa Libertadores Sub 20, con una generación con la que comenzamos a trabajar en 2018 y he compartido la etapa final de su crecimiento.

Quiero agradecer a todos los futbolistas su actitud ejemplar, disposición y el comportamiento que han tenido conmigo y con el resto del cuerpo técnico. He sentido el respaldo de los jugadores siempre desde que llegué al club. Quiero reconocer su esfuerzo, compromiso diario, entrega y colaboración; dando lo mejor de ellos mismos siempre.

Dar las gracias a todos los empleados de formativas, escuelas élite de Guayaquil y Esmeraldas, y escuelas convenidas de todo el país. Y por supuesto a todos y cada uno de los jugadores desde la categoría sub 12 hasta la Filial, por dejarme formar parte de su camino, y por ellos ser parte del mío.

Mauri Quiñonez, seguirás presente en mi vida, sigue cuidándome desde donde estás, y sigue cuidando a cada chico que sueña con ser profesional.

Lo más complicado es tener que dejar atrás todo lo que supone Independiente del Valle, un club maravilloso y con una gente incomparable. Jamás olvidaré su cariño. Ahora personalmente siento que ha llegado el momento de vivir otra experiencia para seguir disfrutando del fútbol. Más de 24 meses después, creo que es hora de buscar nuevos retos. Es lo que realmente me mueve. Tengo ilusión por seguir aprendiendo, por seguir explorando nuevos límites, conocer otras personas.

Quiero dar las gracias también a la ciudad de Quito y a su gente por su forma de ser. Aquí nos hemos sentido como en casa. Nunca olvidaré el trato recibido desde el primer día hasta el último; me he sentido respetado, valorado, regalado por tantas cosas. En unas pocas líneas no puedo explicar todo lo que siento por este lugar maravilloso y los recuerdos que me llevo de Ecuador. Sólo siento agradecimiento por todo lo que me han dado estos años. Eternamente agradecido, me voy con el corazón lleno de nombres.

Miguel Ángel Ramírez