Mendieta quiere volver con fuerza

"Me falta un nivel para sacarme el título de entrenador máximo y lo voy a hacer. Estoy preparado para dar ese paso. Me gustaría trabajar en un club o una federación como entrenador o en la gestión”, dice el exjugador bilbaíno de 47 años

0
1950

El bilbaíno Gaizka Mendieta es actualmente es embajador internacional de LaLiga y fue varios años comentarista del campeonato español, en la británica Sky Sports. Pero en una interesante entrevista concedida en El País, ha hecho repaso de sus más inmediatos planes de futuro. Y en ellos deja claro que quiere volver al fútbol con fuerza

Ahora, me falta un nivel para sacarme el título de entrenador máximo y lo voy a hacer. Estoy preparado para dar ese paso. Me gustaría trabajar en un club o una federación como entrenador o en la gestión”, dijo quien tiene claro, y no por ser su caso, que “no todos los futbolistas se retiran con su vida solucionada económicamente y algunos, al cabo de los años, llegan a una situación incómoda y desagradable. Dejar algo que amas encierra mucha dificultad (SIGUE DEBAJO).

Bordalás: ¿Paella valenciana o arroz alicantino? ¿Echa siesta? ¿Series o películas?

Mendieta tiene claro que en el fútbol concurren “el amor, el odio, el cariño, la pasión, la satisfacción, la realización. Como profesional no hay nada que te llene como el fútbol. Nada puede sustituirlo. Marcar un gol, un estadio lleno… Es muy difícil que lo que el fútbol te da a nivel personal y profesional te lo puedan dar otras cosas de la vida. Por mi experiencia no hay nada igual. Es difícil llenar ese vacío. La complejidad es cómo te preparas para el momento en el que lo dejas. Te surgen muchos problemas emocionales, personales. No saber cuál es el siguiente paso, no es fácil”, deja claro quien admite que el choque FC Barcelona-Valencia “me emociona. Como exjugador de los dos clubes y como aficionado. Tengo un recuerdo de que son siempre partidos espectaculares, que nunca defraudan. Obviamente son 10 años en el Valencia y uno en el Barça. Un 10-1 en el marcador, pero yo no lo mido así. Siempre deseo lo mejor para los dos. Si el Barça se juega la Liga en un partido quiero que lo gane y si se la juega el Valencia, también. A Mestalla llegué con 17 años y me formé como persona y como futbolista y eso no se puede comparar con nada. Mi paso por Valencia marcó mi carrera y mi vida. Lo que no significa que ese año en el Barça también tuviera mucha influencia. Fue especial”.