Martínez, de técnico top en la cantera del Zaragoza al ascenso en Soria

0
582
Entrenador
Diego Martínez, en pleno entrenamiento. /CD CALAHORRA

El del riojano Diego Martínez es el triunfo de un entrenador que llegó a Soria tras conseguir ascender al Calahorra en Primera RFEF y dejarlo a las puertas de la Segunda A. Pero también el de un técnico que aparte de trabajar anteriormente en el Izarra lo hizo para las bases del Deportivo de la Coruña y del Real Zaragoza, club que estuvo dispuesto a hacer un importante esfuerzo para lo que no dejaba de ser un técnico de cantera en compensación a que ya por entonces había dado muestras de estar muy facultado.

Al loro. Hablamos de 2014. Por entonces, el ahora preparador del Numancia vivía en su Logroño natal, donde ejercía de profesor en un pueblo. Y con tal de poderlo tener en su cantera la entidad zaragocista estuvo dispuesto a realizar un desembolso mensual de 1.620 euros.

De esa cantidad, alrededor de 400 euros netos eran para el técnico, mientras que el resto del dinero el preparador lo utilizaba para pagar los gastos de desplazamiento (gasolina y autopista), puesto que se desplazaba casi a diario desde casa. Los primeros entrenadores de los equipos de la Ciudad Deportiva cobraban entonces por termino medio unos 800 euros.

La circunstancia no dejaba de ser anecdótica, pero sí muy reveladora sobre el potencial de este en sus inicios.

Del mismo que ayer acabó haciendo disparar la euforia en Soria. Veintiún partidos seguidos sin perder y el campeonato del grupo III de Segunda RFEF. Una victoria ante el Ebro unida a la derrota del filial del Espanyol ante el Huesca lo desencadenaron todo.