Márquez quiere para el Extremadura un técnico tipo Miguel Rivera

«Necesitamos un entrenador que conozca bien la categoría. Que el A y el B lo sepa hacer a la perfección", dice preocupado el capitán de la escuadra azulgrana

0
114
Entrenador
Miguel Rivera, en plena rueda de prensa con el UCAM de Murcia. /SPORT CARTAGENA

Tras producirse las destituciones de Manuel Mosquera y José Antonio Ruiz, el Extremadura, del grupo 5B de la Segunda B, sigue sin entrenador. Y su capitán, que es alguien del bagaje y de la calidad de Kike Márquez, señala que «necesitamos un entrenador que conozca bien la categoría. Que el A y el B lo sepa hacer a la perfección y a partir de ahí el equipo crecerá muchísimo, porque calidad hay bastante», dice el jugador como dando la sensación de que lo que quisiera es un estratega del tipo de Miguel Rivera. Un técnico como el sevillano, decimos nosotros, que es el que más encuentros ha dirigido en Segunda B mientras pasaron por sus manos clubes grandes y pequeños y vivió todo tipo de circunstancias: desde impagos, hasta huelgas o hasta las más edificantes de las realidades.

El caso es que metáforas desinteresadas aparte, vaya a creerse alguien, Kike Márquez destaca que el conjunto azulgrana tiene todo por hacer. De hecho, en declaraciones recogidas por el diario HOY, Márquez señala que «con el Badajoz hay muchos puntos de diferencia, pero estamos en la pelea por meternos entre los tres primeros. El proyecto estaba bastante claro, pero no se empezó bien en los primeros partidos, sobre todo en casa, y a raíz de ahí hubo un cúmulo de cosas, todas negativas, y no nos hemos ganado el respeto de la afición. El descanso en Navidad le ha venido bien al equipo, que tiene ganas de dar un golpe sobre la mesa y demostrar que puede estar entre los tres primeros».

Eusebio Sacristán, en coma inducido

El jugador también comentó que «el 2020 para el Extremadura y para Almendralejo, en lo deportivo y en lo personal, es un año para olvidar. En lo deportivo porque no cumplimos el objetivo que todos esperábamos, que era la permanencia, y después una pandemia que nos ha marcado a todos», concluye quien seguro que acabará siendo dirigido por un entrenador facultado. Sea el que sea.