Manu Sánchez abraza a Arsenio y a las matemáticas

El técnico del Deportivo Abanca encara la recta final de la Iberdrola encomendándose al 'Zorro de Arteixo' y la probabilística para que las chicas de Riazor logren salvarse

0
331
Manu Sánchez, en un entrenamiento. /FOTO: DEPORTIVO

A falta de dos jornadas para la conclusión del campeonato en la Primera Iberdrola, el Deportivo Abanca dirigido por Manu Sánchez se agarra a la categoría por el fino hilo de las matemáticas. Las coruñesas se encuentran a cinco puntos de Betis equipo que marca la permanencia. Deberían de ganar los dos encuentros que les quedan y que las verdiblancas no lograsen sumar. Ambos equipos se medirán el próximo fin de semana en lo que será una final por la permanecía para las blanquiazules. Sánchez ira con todo a la espera de lograr los imprescindibles tres puntos para seguir con vida y cruzar los dedos para que en la última jornada se de uno de esos milagros que en ocasiones nos ofrece el balompié.

Un quiero y no puedo constante

La temporada realizada por el Deportivo Abanca ha sido difícil de entender. Tras ofrecer un gran rendimiento el pasado curso, en la 2020/21 han vivido desde el primer día en los sótanos de la clasificación.

Tras un mal inicio de campaña, en el tardaron nueve jornadas en lograr la primera vitoria se esperaba una recuperación de las de coruñesas. Pero las derrotas continuaban siendo el guarismo más habitual en la dirigidas por el míster gallego.

A pesar de ello ni entrenador ni equipo, bajaron los brazos y con el paso de las semanas mejoraron las sensaciones que ofrecían en los partidos. Con todo no les llegó para salir de la zona roja donde se pasa francamente mal por la ansiedad e inmediatez de lograr resultados positivos.

Impresionante rush de final de Liga de Sánchez Vera en el Atleti

Finalmente han llegado al tramo definitivo con mínimas opciones de permanencia y aunque la derrota en Huelva no entraba en sus planes y mucho menos el ultimo empate cosechado en casa ante el Granadilla han podido ver como tres equipos descendían antes que ellas.

En las declaraciones post partido se notó la amargura del que lo intenta con todas sus fuerzas, pero no logra el premio al esfuerzo “Hicimos todo para ganar el partido y agarrarnos a la categoría, pero no pudo ser. Nos jugábamos la vida y depender de nosotros. El deportivismo tiene que estar orgullo de ver cómo ha pelado este equipo a pesar de mal que lo hemos pasado este año”.

Ahora todo pasa por lo que hagan frente al Real Betis de Juan Carlos Amorós. Una final para poder jugar otra a renglón seguido ante un Athletic Club que no se juega nada. Mientras que el conjunto andaluz se guarda el comodín de su enfrentamiento ante el Madrid CFF sabiendo que con un punto seria equipo Iberdrola la próxima campaña.

Deportivista por los cuatro costados

Manu Sánchez (A Coruña, 1978) es de esos técnicos que tienen la suerte de poder dirigir al equipo de sus amores. Una carrera como míster que comenzó en 2012 a raíz de una grave lesión craneal que le apartó momentáneamente de los terrenos de juego. Deportivista de pro llegó al club de Abegondo procedente del At. Arteixo.

Cogió al equipo coruñés en Segunda división en la 2016/17, logrando ascenderle tres temporadas más tarde. Tras un gran debut en la Primera Iberdrola en la 19/20 donde fueron uno de los equipos revelación de la categoría, este año está sufriendo por partida doble, por el devenir del equipo y por su Dépor.

Sánchez tiene como referente a otro archiconocido en la entidad gallega como es el gran Arsenio Iglesias. Intenta ser cercano a sus jugadoras, esmerándose por transmitir y hacer sentir a sus futbolistas la pertenencia a un club que el admira y en el que está cumpliendo un sueño.