Los problemas de la familia Garitano

Si Gaizka está muy discutido en el Athletic, su tío Ander no lo pasa mejor en el Mérida, donde es director deportivo de un equipo que quiere pelear por el ascenso y sin embargo es penúltimo clasificado

0
264
Entrenador
/FOTO: EITB

Los problemas crecen, como en la serie, pero en la familia. Y todos, con un denominador común: la falta de resultados positivos que hagan cumplir las expectativas. Si el técnico Gaizka Garitano se encuentra en el punto de mira de la afición del Athletic de Bilbao porque es que ni siquiera la muy meritoria victoria ante el Sevilla FC (2-1) ha supuesto que se rebajen los ánimos -el equipo es undécimo clasificado y no acaba de colocarse en la zona de Europa League- tampoco es que se pueda decir que le vaya mucho mejor a su tío Ander. Y es el que fuera jugador del Athletic Club o el Real Zaragoza no está teniendo suerte en la que es su primera gran experiencia en los despachos: la dirección deportiva del AD Mérida.

Hagamos repaso de los acontecimientos. El pasado 25 de mayo, el equipo que es heredero del desaparecido CP Mérida, anunció su contratación por una temporada con objeto de que éste que llegara incluso a entrenar al Real Zaragoza en la máxima categoría liderase el proyecto que tiene por objeto que la formación pacense ascienda la próxima campaña a la Primera RFEF, la categoría que será el tercer escalafón del balompié nacional. El AD Mérida confiaba también en que su paso por la secretaría técnico del propio cuadro maño, o por la dirección deportiva del Ebro aragonés, al que ascendió a la Segunda B, le hubiera reportado el conocimiento suficiente para pilotar a buen puerto el reto que se le planteaba.

Sin embargo, los comienzos no han sido muy alentadores. El cuadro emeritense es penúltimo clasificado del grupo 5B de la Segunda B tras haber podido sumar solo un punto de quince posibles y ya el técnico Dani Mori se encuentra en la picota. A decir verdad, el técnico no fue elección de Ander, quien ya se encontró su nombre encima de la mesa cuando llegó.

Ahora bien, lo que sí que hizo el tito de Gaizka fue liderar una profunda renovación en la plantilla que supuso que en menos de 48 horas el Mérida diera la baja a un total de 16 futbolistas. El club extremeño iba penúltimo del grupo IV de Segunda B antes del parón en el campeonato pasado y el que fuera profesional de élite reestructuró el equipo casi de cabo a rabo. Por ahora, ya se ve, sin los resultados apetecidos, si bien es verdad que sólo se llevan tres jornadas disputadas. Las suficientes, eso sí, para que el técnico Dani Mori ya haya indicado sin ambages que el siguiente partido es “una final”. La de Ander Garitano posiblemente tarde mucho más en llegar, pese a los aprietos en los que ya se encuentra,