Literal: Ballesta, el técnico que le “comió los huevos” a los aficionados del Algeciras

El zaragozano dejó huella en el club de Nuevo Mirador por su excepcional trabajo y ciertas licencias en rueda de prensa que incrementaron su liderazgo

0
2331

No cabe la menor duda. El trabajo que realizó Salva Ballesta en el Algeciras CF esta pasada temporada dejó mucha huella. Y no sólo por la excepcional labor que realizó al frente del humilde equipo de Nuevo Mirador, al que dejó a las mismas puertas de la Segunda división tras el tránsito de una campaña que a juicio de ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA lo convirtió en el técnico más destacado de todos cuantos compitieron en la Segunda división B.

Mejora día a día como Entrenador  ¡Infórmate!

No, también Salva Ballesta dejó huella por su liderazgo, por sus vaciladas, por su carisma y por qué no decirlo, por su espontaneidad. Por su naturalidad para manifestarse en ruedas de prensa, lo que no hizo más que incrementar su figura.

Y para muestra, el excepcional documento captado por Algeciras al Minuto que hemos reproducido como buenamente hemos podido en ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA. El 4 de abril el Algeciras ganó al filial del Betis (1-0) un partido absolutamente trascendental para poder disputar los play/off a Segunda que terminó afrontando y el zaragozano se dejó llevar en sus agradecimientos a la parroquia algecirista.

NO SE PIERDAN EL DOCUMENTO ÚNICO

«Por cierto… me da lo mismo… Va a parecer tal. Le como los huevos y lo que no son los huevos a los aficionados porque este domingo ganaron y fueron partícipes de la victoria de una manera espectacular. Me quito el sombrero. La afición del Algeciras es la que requiere este equipo. En otras ocasiones también, pero este domingo nos vestimos todos de camuflaje. Fuimos a la guerra, tuvimos el machete en la boca y ganamos todos el partido», dijo el banquillero, quien desde entonces tuvo que escuchar cómo mucho de los aficionados blanquirrojos querían “comerle los huevos” a él por los sucesivos méritos que fue haciendo el equipo.

Ni que decir tiene que esta caída fue muy comentada, y objeto de guasa, en la población algecireña, aunque seguro que pasó mucho más inadvertida por otros puntos de España. Y por lo anecdótica y simpática, nos hemos lanzado a rememorarla gracias también a la ayuda del chirigotero Peco Luque Godoy.

Genios y figuras todos ellos.