Las dudas de Roberto Martínez, aquel por el que apostó Víctor Fernández

El estratega ilerdense, que desfiló por las categorías inferiores del Real Zaragoza y llegó a debutar en el primer equipo de La Romareda, no sabe qué es lo que pasará cuando cumpla tras el Mundial de Catar 2022 su contrato como seleccionador belga

0
126
Seleccionador
Roberto Martínez, antes del inicio de un encuentro de Bélgica- /FOTO: TV MAX
El entrenador ilerdense Roberto Martínez, aquel jugador que desfilara por el filial del Real Zaragoza y llegó a debutar en el primer equipo de la mano de Víctor Fernández en 1993, no se atreve aún a pronunciarse sobre que pasará con su futuro profesional más allá del Mundial de Catar 2022. A la conclusión de la gran cita internacional es cuando expirará la última renovación de contrato que ha firmado con la Federación de Fútbol Belga para la dirección de su combinado nacional y por el momento no se atreve a hacer proyecciones de futuro.

Mejora día a día como Entrenador  ¡Infórmate!

“La respuesta probablemente esté en lo que ya ha ocurrido. En un principio, vine a Bélgica por dos años: para preparar el Mundial, competir en Rusia y luego volver al fútbol de clubes. La idea era esa. Pero han pasado más de cuatro años y aquí estoy, sigo disfrutando de mi trabajo. Por eso no puedo contestar esa pregunta ahora mismo, ni siquiera decir por dónde podrían ir los tiros, porque la verdad es que no lo sé. Lo único que quiero hacer es aprovechar el presente al máximo y seguir haciéndolo todos los días durante todo el tiempo que continúe aquí”, ha dicho el entrenador en una entrevista en el sitio web de FIFA, que es donde también ha destacado que le sigue gustando hacer su trabajo.

De hecho, éste que con 19 años debutó en Primera división con motivo de un encuentro ante el Atlético de Madrid ha dicho que “la novedad sigue ahí, en parte debido a la propia naturaleza del fútbol de selecciones. El trabajo de seleccionador es totalmente distinto al de entrenador de un club, y cuanto más tiempo paso haciéndolo más descubro que es un flujo constante de oportunidades. A mí me gusta mucho tratar a la selección casi como si fuese un club y crear una especie de sistema de “fichajes”, establecer ciertos proyectos en las categorías sub-19 y sub-21 y darles una trayectoria clara para alcanzar la selección absoluta. Y, por supuesto, está la satisfacción más evidente de trabajar con la mejor generación que haya dado nunca el fútbol belga: cuando llegan los partidos sin duda eso permite disfrutar muchísimo”, ha destacado quien llegó a soñar para el Real Madrid.