Las cien patadas a Juan Sabas

Tras la disputa de seis partidos el madrileño fue despedido con formas poco higiénicas y señalado como responsable único de los males del Córdoba. Con Pablo Alfaro, otro técnico top en la categoría, el equipo verdiblanco acabó ayer la primera fase tal y como lo dejó 'El Vaquerito'. Y con el añadido de que ya no va a poder optar al ascenso a la Segunda división del fútbol español

0
388
Entrenador
Juan Sabas, en el banquillo, más sólo que la una.

Ahí están las hemerotecas e internet para comprobarlo. Cuando el pasado 1 de diciembre el madrileño Juan Sabas fue destituido en el Córdoba (el equipo que arrancaba la competición con el segundo presupuesto más alto en plantilla y jugadores de los 102 de la Segunda B, a tres millones de euros ascendía la broma)  pudo descubrir de qué pasta estaban hecho aquellos a los que sólo bastó seis partidos para determinar que él era el origen de todos los males que decían existían. El que fuera magnífico extremo de Atlético de Madrid, Betis, Mérida, Albacete, Linense o Hércules se las llevó como panes.

Dos victorias, dos empates y dos derrotas, pero sobre todo tener al equipo del Arcángel a seis puntos del líder se convirtieron casi en la excusa perfecta para que el club no sólo no condenara los insultos que Sabas había recibido a través de redes, y que tanto daño estaban haciendo a su familia, o que en los días previos lo dejaran solo, abandonado a su suerte. Y es que con su adiós, aplaudido a rabiar por los que tocaban el tambor, estaba ya todo ‘solucionado’. Y justificadas las cien patadas con las que echaron a Sabas, que tan buena labor había realizado en la banqueta del Extremadura.

Ballesta hará comenzar al Algeciras la segunda fase en puesto de play/off

Pero sólo han tenido que transcurrir poco más de cuatro meses para descubrir que la historia estaba mal contada. O que tenía otros malvados. Porque es que aunque pareció que sí, con la llegada de otro entrenador top en la categoría como es el zaragozano Pablo Alfaro las cosas no es que fueran a mucho mejor. Su ‘score’, cinco triunfos y cuatro empates en doce partidos, sí que fue mejor. Pero el resultado último que obtuvo con una plantilla remodelada con respecto a la que se encontró, fue simplemente y llanamente el mismo que el de Sabas. Es decir, el Córdoba, en la quinta posición a seis puntos del líder, el UCAM Murcia.

Eso sí, con la salvedad de que la primera fase del campeonato ya ha terminado y de que al no haber pasado a la Primera RFEF por el camino más corto, el Córdoba CF se despide de poder optar la temporada a la Segunda división. Dicho lo cual, planteamos ahora la siguiente cuestión: ¿de verdad nos tenemos que creer que este fiasco es sólo responsabilidad ahora del que fuera gran defensor del FC Barcelona, Racing de Santander, Sevilla, Mérida o Atlético de Madrid? ¿De este que ha entrenado a Huesca, Leganés, Mirandés o Ibiza?

Pues va a ser que no.