Las causas por las que Diego Martínez se marchó del Granada

El vigués se fue porque tenía el convencimiento de que iba a ser imposible superar lo ya realizado, máxime teniendo en cuenta la nueva forma de gobierno de la parcela deportiva

0
1869
Entrenador
Diego Martínez da una indicación en el transcurso de un partido. /FOTO: LFP

Tenemos la respuesta. O mejor dicho, las respuestas. A los pocos días de que finalizara la Liga, muy pocos, Diego Martínez ya tenía claro que no quería continuar en el Granada CF. Los plazos de su decisión, por exiguos, llamaron la atención, porque siempre dio la sensación de que él quería más tiempo para decidir. Pero lo cierto es que le valió un encuentro con los responsables rojiblancos para adoptar SU postura. Y, como es lógico, los aficionados se preguntan a qué fue debido su marcha y también, la rapidez con la que concretó su postura.

En ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA tenemos las claves.

Y comenzamos por decir que efectivamente no fue, como él mismo dijo, porque fuera destituido Antonio Fernández Monterrubio. Entre otras cosas, porque la relación entre ambos no era tan idílica como parece y de hecho llegaron a estar enfrentados. Al punto de que estuvieron sin hablarse casi un año. Sólo lo necesario.

Más bien fue por el convencimiento de Diego Martínez de que iba a ser casi imposible superar lo conseguido hasta ahora. Y más teniendo en cuenta las nuevas formas de gobierno de la parcela deportiva por las que quería optar la entidad. Unas fórmulas por las que ahora entra en juego la opinión de gente sin bagaje en la materia, la opinión de la gente contratada por los anteriores, que viene a ser la de sus jefes, lógicamente, y la opinión de aquellos que por poner dinero se sienten legitimados para poder meter la cuchara en el plato. Miramos ya a la cúspide (SEGUIMOS DEBAJO).

Pacheta apunta al Real Valladolid tras sentirse vetado en el Granada

 

Una mezcolanza, en definitiva, de complicada digestión que ha supuesto, en primer término, que a 15 de junio el Granada CF no tenga entrenador. El inexperto Robert Moreno es el principal candidato, no se cansan de decir desde el club y su aparato propagandístico, pero no lo fichan ni a tiros (quizás seamos nosotros los que precipitemos los acontecimientos). En cualquier caso, son los flecos más largos del mundo o las dudas más pronunciadas del mundo de quienes no dudan, sin embargo, que la actual es la forma correcta de actuar.

Una mezcolanza, proseguimos, que ha supuesto que se fiche como director deportivo a un jefe de scouting que llevaba un año sin trabajar. Como ya adelantó este digital, es Pep Boada, quien propuso como entrenador a otro técnico sin experiencia en la Liga española como Domenec Torrent y que encima se hace acompañar por efectivos como el desafortunado exdirector deportivo del Real Murcia Julio Algar.

Y una mezcolanza, concluimos, que supone que recale en la ciudad alguien como David Comemala, el secretario técnico con el que no ha querido contar un Oviedo de Segunda que está a la búsqueda de director deportivo (parece que será Rubén Reyes).

Si de este mejunje nada digestivo para Martínez, y que tampoco hace gracia a Darwin Machís, que parece ha pedido su salida, nace algo positivo, será para ponerle en Granada la calle sin la que se quedaron Fabri González y Diego Martínez.

 

Síguenos en redes sociales