Confidencial: La colección de despidos que acumula Hernández, el jefe de Baptista

El acitano José Manuel Hernández, responsable de la confección de la plantilla del Valladolid Promesas, trata de encontrar el punto de inflexión a una trayectoria con sombras

0
1185
Entrenador
Baptista, en un entrenamiento del Real Valladolid. /FOTO: POBLA FM

El granadino José Manuel Hernández seguro que cruza los dedos para que en esta oportunidad sí. Para que de una vez y por todas pueda echar raíces como pocas veces en su trayectoria profesional. Agente representante colaborador de varias agencias en sus inicios, la trayectoria de éste que es natural de Guadix ha estado salpicada de tropiezos y de éxitos, aunque en honor a la verdad más de lo primero. Tuvo oportunidades pero no las aprovechó, o no le acompañó la fortuna. Y se afina en internet o se levanta el teléfono se puede ratificar lo aquí expuesto.

Lo cierto es que Hernández fue despedido, o no renovado, como se prefiera, como director deportivo del Roquetas, club almeriense de la Tercera división (2011/12), y también del Marbella, de la Segunda B (2015/16). En la entidad costasoleña tuvo el respaldo hasta cierto punto del entonces presidente ruso Alexander Grinberg, pero no son pocos los periodistas los que dan fe de que las cosas no le marcharon especialmente bien, especialmente por sus desencuentros con varios jugadores de la plantilla.

Además, este que se presenta como jefe de ojeadores del Real Valladolid, pero que en la práctica es el responsable de la confección de la plantilla de su filial, el jefe de ‘Hulio’ Baptista también tuvo un paso infeliz por el Málaga CF (2016), donde le enseñaron la puerta de salida después de entenderse, entre otras cosas, que extralimitaba en sus funciones, rozando las de José Manuel Casanova. También un adiós abrupto vivió en su primera etapa en el Granada CF (2016/17), donde fue invitado a marcharse por un asunto que está todavía por aclararse y que tuvo lugar meses antes de que finalizara la temporada.

De vuelta al club rojiblanco (2020/21) ya fue cuando fue acogido por Fran Sánchez, quien supo ver en él ciertas habilidades que puso en práctica como scouting del Almería (2010/11) o del Alavés (2018-20). No tuvo un papel excesivamente relevante y de ahí a que no se ajuste a la realidad eso de que fuera jefe de scouting. Pero sí que es cierto que Hernández trabajó e hizo lo que humanamente pudo.

El tema está en que el accitano se ha conjurado a sí mismo para que en esta ocasión sí que pueda cantar victoria. El Valladolid Promesas que él conformó ahora es décimo séptimo clasificado del grupo I de Primera RFEF, con riesgo evidente de descenso, pero Hernández confía en poder darle la vuelta a la tortilla.