Aguado: de debutar en Primera a poder descender a Séptima

El técnico granadino vive en carne propia los avatares del fútbol, mañana sabrá si deberá luchar con el Huétor Vega por evitar caer a Cuarta RFEF tras un pasado mejor que le condujo al Calderón

0
239
Entrenador
Joseba Aguado saluda a 'Cholo' Simeone, eran otros tiempos. /FOTO: GRANADACF.ES

Pocos técnicos como el granadino de 51 años Joseba Aguado conoce de los avatares del fútbol. De lo ingrata que puede llegar a ser la actividad del banquillo una vez que te ha hecho disfrutar de las mieles del éxito.

En la biografía deportiva de este entrenador hay una fecha grabada a fuego: la del 16 de enero de 2015. Cumplía su quinta temporada al frente del Granada B, del grupo cuarto de la Segunda B, pero un hecho inesperado cambió su rutina. Tras varios tiras y aflojas el técnico Joaquín Caparrós era cesado en el primer equipo y con tan poco margen de cara al siguiente partido fue imposible encontrarle sustituto. Así que Aguado se convirtió en el recambio de emergencia y sólo dos días después se veía en todo un Vicente Calderón para jugar al Atlético de Madrid, lo nunca visto. Lo soñado.

Pero una vez acabado aquel encuentro dio comienzo su declive después de haber tocado techo. El colista Granada CF perdió por 2-0 y se aceleraron los trámites para el fichaje de Abel Resino. Así que Aguado volvió al filial. Y lo que es peor: al final del curso se le decía adiós, pese a quedar quinto y haberlo ascendido a la categoría de bronce desde la modesta Primera Andaluza. Ya de ahí, sólo hubo un paso a los banquillos de Tercera. Maracena, Linares, donde pronto fue destituido, y desde el curso anterior el Huétor Vega, que es un conjunto del grupo 9A de Tercera con el que puede vivir hoy un doloroso trance. Ni más ni menos, que el de verse abocado a luchar por no descender a la Cuarta RFEF: la séptima categoría del escalafón a partir de la temporada que viene.

El tema está en que su equipo descansa. Y ante eso sólo hay una cuenta fatídica: si el Real Jaén de Juan Arsenal vence al Huétor Tájar en el Miguel Moranto, Aguado se verá en uno de los apuros más importantes de su carrera.