Jenny Benítez disfruta de la sensación de verse fuera del descenso

Tras superar unas semanas muy duras a nivel de resultados, lesiones y parones por la pandemia, la onubense llega a este tramo de la Liga con el Sporting de Huelva menos presionado

0
74
Entrenador
Jenny Benítez atiende a los compañeros de la Cadena Ser de Huelva. /SPORTING HUELVA

El Sporting de Huelva con el paso de las jornadas ha logrado salir de la zona roja de la clasificación. El trabajo de Jennifer Benítez está comenzando a dar sus frutos y  el parón de selecciones pueden disfrutarlo fuera de los puestos de peligro. El conjunto onubense a la vuelta de la esquina enfrentará la oportunidad de recuperar dos de los partidos que tiene aplazados. Tras superar unas semanas muy duras a nivel de resultados, lesiones y parones derivados de la pandemia, llegan a esta parte de la temporada con el equipo menos presionado y más recuperado. La preparadora onubense  afrontará los envites ante el Levante UD y el Deportivo de la Coruña con la idea de sumar y avanzar terreno en la tabla clasificatoria.

Conoce bien el grupo y el plantel

Jennifer Benítez Ortiz (Huelva, 1984) le ha cambiado la cara a la escuadra blanquiazul en los cuatro meses que lleva al frente del equipo. Tras pasarse más de una década como jugadora defendiendo  el escudo del Sporting de Huelva, una vez colgadas las botas continuó ligada al club haciéndose cargo del equipo filial con las que estuvo un par de temporadas.

En la campaña 2019/20, entró a formar parte del cuerpo técnico de primer equipo como ayudante de Antonio Toledo. En la presente temporada tras un comienzo desalentador en el que tan solo lograron sumar tres puntos en los primeros ocho partidos, Benítez asumió las riendas de las onubenses con la esperanza de reconducir la marcha de un club que lleva compitiendo la friolera de quince temporadas en la élite del futbol del futbol femenino.

Mejoras progresivas

Si bien es cierto que a las de Benítez las costó cortar la sangría que estaban padeciendo, hay que reconocer que el equipo desde que la preparadora andaluza está al frente del equipo va ofreciendo unas prestaciones más acordes a los que se esperaba de ellas.

El primer paso fue darle una mayor consistencia defensiva al conjunto, cosa que a tenor de los resultados obtenidos en sus últimos choques han logrado. Jenny como futbolista siempre ha sido muy competitiva y ese carácter se lo está transmitiendo a su equipo en el día a día. Para ella es clave demostrar compromiso y sentimiento de pertenencia como manifestó tras su nombramiento como primera entrenadora “Las jugadoras deben de amar el escudo igual que lo amo yo”.

Su experiencia en el terreno de juego hace que desde el primer momento sepa por lo que estaban pasando sus jugadoras y tocar los resortes necesarios para motivarlas «La jugadora necesita que se le alabe pero también necesita que se le dé tirones de orejas, y lo del Betis fue un tirón de orejas colectivo, no solo a las jugadoras, sino a todos los que formamos parte del equipo, e igual que cuando se hacen las cosas bien».

Problemas de cara a gol

Los números del equipo dejan a las claras que diez goles en diecisiete partidos disputados es una cifra escasa. El rendimiento que les están dando a los tantos que marcan es espectacular, amparado en un trabajo defensivo encomiable gracias al cual han dejado su portería inmaculada en varias oportunidades.

No cabe duda de que Jenny de cara a lo que resta de temporada deberá de afinar la puntería de sus delanteras, porque a nada que mejoren si mantienen la solidez defensiva que han mostrado hasta la fecha la permanecía un año más en la Primera Iberdrola estará más que garantizada.

Aprendiendo sobre la marcha

La temporada está siendo dura para el Sporting y para su entrenadora, pero Jenny está poniendo todo de su parte para sacar la nave adelante con el hándicap añadido que siempre tiene el ser profeta en tu tierra «Estoy aprendiendo a pasos agigantados porque no me queda otra. Es verdad que  también me apoyo mucho en Antonio y en el cuerpo técnico porque necesitamos la ayuda de todos y con el trabajo que estamos haciendo poco a poco estamos consiguiendo el objetivo».

Convertir La Orden en un fortín

La motivación con la que afrontarán sus siguientes envites será la de hacerse fuertes en su campo, por donde pasa la continuidad en la categoría para las andaluzas. A partir de ahí todo los que saquen a domicilio será bienvenido. “Las jugadoras saben que La Orden tiene que ser un fortín, poco a poco se está consiguiendo y tenemos que intentar sumar contra el Levante, luego tenemos un partido también bastante duro el día 3 de marzo contra el Deportivo en su casa y tenemos un calendario muy muy apretado”.