Gran comienzo de Guille Abascal al frente del Spartak de Moscú

La llegada del preparador sevillano de 33 años ha recolocado de nuevo al denominado como el equipo del pueblo, en la parte alta de la clasificación

0
62
Entrenador
Guille Abascal, ya de vuelta a los rectángulos de juego. /FOTO: TWITTER

Guillermo Abascal ha insuflado aires renovados al Spartak de Moscú, iniciando la competición doméstica en Rusia, con unos guarismos destacables. El conjunto moscovita finalizó la pasada campaña muy lejos de los puestos cabeceros de la clasificación. Pese al título de Copa logrado por los rojiblancos frente al Dinamo de Moscú, fue un año complejo en el que firmaron una más que discreta décima posición en liga, pugnando hasta las últimas fechas del campeonato por salvar la categoría. (SIGUE DEBAJO)

El pucelano Manuel Retamero se lleva una de cal en Camboya

Pero la llegada del preparador sevillano de 33 años ha recolocado de nuevo al denominado como el equipo del pueblo, en la parte alta de la clasificación. Tras la disputa de las tres primeras jornadas ligueras, los de Abascal son segundos con siete unidades, no conocen la derrota y están realizando un juego muy ofensivo, ofreciendo muy buenas sensaciones.

La progresión en la carrera del estratega andaluz que pese a su corta edad anteriormente, dirigió en Italia, Grecia y Suiza es un hecho. El contexto en el que trabaja no tiene que ser para nada sencillo, debido al conflicto armado que estamos viviendo en el norte de Europa, pero Abascal vio la oportunidad como propicia convenciendo a Luca Cattani director deportivo del club de que él era el hombre adecuado para su proyecto y tras firmar por dos temporadas con los del Otkitrye Arena, de momento la apuesta le está saliendo a pedir de boca.

Por lo visto Abascal se está convirtiendo en un entrenador camaleónico que se adapta a los contextos de manera rápida y eficiente. Cabe destacar que en capital rusa no está solo, junto a él tiene a su segundo Carlos Valle Moreno y a el preparador físico Fernando Pérez López, dos compañeros de aventuras en los que apoyarse cuando vengan mal dadas.