Gabri García no levanta cabeza desde que se lo cargara Piqué

Tras su destitución en el Andorra llegó otra en el Olot y ahora sufre con el Lleida un mal inicio de Liga que lo ha conducido a la penúltima plaza de la tabla del grupo III de Segunda RFEF

0
542
Entrenador
Gabri, en una comparecencia de prensa con su exequipo. /FOTO: OLOT

Gabri García, que fuera excepcional extremo del FC Barcelona y del Ajax de Ámsterdam, no levanta cabeza como entrenador desde que en el curso 2018/19 fuera destituido como técnico en el Andorra por su presidente Gerard Piqué.

Por aquellos entonces, Gabri fue relevado por Natxo Castro, hoy entrenador del San Fernando, tras encadenar siete jornadas sin ganar, cuatro clausuradas con derrotas. Dejó al equipo con 37 puntos, a ocho del cuarto del grupo III de Segunda B, y su relevo no pudo hacer por recortar las diferencias. 9 victorias, 10 empates y 17 victorias fue su score particular en veintisiete partidos. A su salida, Gabri García cargó con dureza contra el actual futbolista del FC Barcelona.

Mientras, en el curso pasado sustituyó a Raúl Garrido al frente del Olot. Obtuvo cuatro triunfos y un empate en doce partidos, por los dos y la igualada que obtuvo su predecesor en el cargo. Pero no evitó que ante la amenaza del descenso a la Tercera RFEF fuera sustituido por Raúl Muñoz, quien no pudo evitar la catástrofe. El relevo fue presentado ante los medios como un acuerdo entre el técnico y la entidad.

Pero es que ojo, porque esta temporada no le van a Gabri mejor las cosas en el Lleida. En el equipo que le puso por delante un contrato de tres temporadas con objeto de que aprovechara la primera para subir a la formación catalana a Primera RFEF. Por ahora, ya quedó dicho, no está en la dinámica adecuada. En cuatro partidos solo ha podido contabilizar dos empates. Y claro, eso supone que sea el penúltimo clasificado del grupo III de Segunda RFEF.