Fernando, en exclusiva: “Tengo mucha hambre, puedo entrenar en cualquier categoría”

El mundialista que se trata del jugador con más partidos en la historia del Valencia busca en forma de retos más exigentes el premio a la trayectoria que lleva como entrenador

0
2583
Entrenador
Fernando Gómez Colomer aguarda su oportunidad. /FOTO: FB FGC
Se le conoce fundamentalmente por aquella magnífica carrera de centrocampista que protagonizó y que le hizo convertirse en el jugador con más partidos en la historia del Valencia CF. Pero lo cierto es que Fernando Gómez Colomer tiene una amplitud de perfiles para el balompié que le han permitido ser directivo, director deportivo y en los últimos tiempos incluso hasta entrenador. Que es justo la función en la que quisiera seguir profundizando sin descartar alcanzar tan altas cotas como cuando se convirtió en internacional o uno de los pocos peloteros que le dijo “no” al mismísimo Dream Team de Johan Cruyff. Experiencia, capacitación y conocimientos no le faltan precisamente. Y así lo ha demostrado también esta temporada en el modesto Benigánim, conjunto de la Tercera de Valencia  al que ha salvado del descenso.
-Después de cuatro años en Tercera, y cumpliendo los objetivos, ¿en qué punto se encuentra la carrera de técnico de Fernando Gómez? ¿Quiere entrenar a más alto nivel? ¿Lo de dirigir lo hace sólo por hobby?
-Por supuesto que quiero entrenar a más alto nivel. Lo he pasado muy bien, ha sido una experiencia enriquecedora, creo que he mejorado como entrenador a lo largo de estos años. Empezar desde abajo siempre es muy positivo. Pero aspiro a progresar. Al igual que los jugadores, deseamos progresar, avanzar en nuestro cometido, y así enfoco mis siguientes pasos, con la intención de hacerlo. Estoy agradecidísimo por la confianza depositada en mí por los responsables de SIA Beniganim, y si no encuentro de un nivel más profesional, seguiré con ellos, afrontando la próxima temporada con absoluta pasión y dedicación, como lo estoy haciendo en esta. Pero saben lo que busco y entienden que así lo haga. Ya veremos que nos depara el futuro, pero entre nosotros está todo muy claro.
-Por curiosidad, ¿se ha notado especialmente observado en los partidos por entrenadores y rivales por ser usted quien es?
-No he llegado a sentirme observado, pero una de mis preocupaciones, lógicamente, es la de no defraudar, provocar en jugadores y técnicos rivales una opinión que valore lo que nuestros futbolistas proponen y realizan sobre el terreno de juego, tanto a nivel ofensivo como defensivo, tanto a nivel individual como colectivo. En definitiva, lograr que ellos plasmen en el campo lo que saben hacer, y que sea reconocido por sus rivales y los que les han visto jugar. Y por supuesto, lograr el máximo número de resultados positivos. Se juega para ganar, pero para nosotros, utilizando un determinado modelo de juego, tan valorable como los otros, que nos lleve al éxito.
Fernando Gómez Colomer, a la entrada de la sede del Valencia. /FOTO: TWITTER
-¿Para qué se siente preparado usted en los banquillos a la vista de todo lo que ha conseguido?
-Me siento preparado para entrenar en categoría superior, en cualquiera, incluso en el extranjero, en otras ligas.  No me importa ir poco a poco. He vivido el mundo del fútbol desde infinitos puntos de vista, jugador, directivo, director deportivo y entrenador, y sé cómo llevar un vestuario. Yo he estado en su situación antes que ellos, y conozco el juego del fútbol. Me he preparado y tengo experiencia futbolística. Creo que puedo afrontar una nueva experiencia con garantías.
-¿No cree que es el momento de que los directores deportivos de los clubes que no han conseguido sus objetivos empiecen ya a preparar la próxima temporada?
-Si yo ejerciese ahora la dirección deportiva, así lo haría. Si tengo claro que voy a cambiar de entrenador, o existe una probabilidad apreciable de ello, peinaría el mercado, establecería una lista no demasiado larga de candidatos y me entrevistaría con ellos. Lista compuesta por candidatos que propusiesen el modelo de juego que yo quiero para mi equipo, hablaría de fútbol con ellos, del juego del fútbol y de gestión de vestuario, hablaría también con jugadores que hayan estado con bajo sus órdenes, observaría varios de los partidos disputados por su equipo y, finalmente decidiría. Creo que sería una forma profesional y responsable de acometer el cambio.
-Defina sus gustos tácticos y qué tipo de entrenador se trata en cuanto a relación con los jugadores…
-Me gusta controlar el juego, mantener una posesión que no pierda la pelota con facilidad, valorar riesgo y control, pero que busque llegar a portería contraria, ubicar al equipo en ataque en situación de llegada, pero también equilibrada ante posible pérdida, buena presión defensiva, buenas basculaciones, conocimiento de la forma de neutralizar los posibles desajustes que el rival proponga con sus movimientos y forma de hacer, marcas en defensa claras, y agresividad defensiva en los duelos. Me gusta que el equipo juegue buen fútbol, pero que ponga en práctica un trabajo defensivo eficiente.
La relación con los jugadores es de confianza, pero muy exigente. Su trabajo, dedicación y compromiso deben estar fuera de toda duda. Por ejemplo, para mí defender es una actitud, y no se puede fallar en eso. Tengo que lograr de ellos que crean en nuestro modelo, y que no haya ninguna duda a la hora de ejecutarlo. Su convencimiento es el principio de nuestro éxito. A nivel disciplinario, dependerá de sus circunstancias personales y condiciones en las que están en el equipo, pero siempre tratando de dañar lo menos posible el ambiente vestuario y el rendimiento deportivo de todos.
Entrenador
Fernando Gómez Colomer, en el transcurso de un entrenamiento. /FOTO: VALENCIA PLAZA
«GRACIA PODRÍA HABER SACADO MÁS RENDIMIENTO»
-¿Qué se le puede decir a aquel que por su fenomenal palmarés piense que ya no tiene hambre?
-Cualquier tarea o trabajo que acepto realizar, lo ejecuto con absoluta pasión y dedicación. Me gusta hacer las cosas bien, y que los que están a mi alrededor en el ámbito profesional y personal valoren positivamente mi trabajo. No hay más, total preocupación en la gestión de tus responsabilidades. Tengo mucha hambre. No se puede tener más.
-¿Es posible que su historial pueda abrumar a directores deportivos más jóvenes y un tanto miedosos? ¿Eso hay manera de solucionarlo?
-Yo sólo me dedicaría a entrenar al equipo, y al ejercicio de mis responsabilidades. Cada uno responsable de su parcela, y todos juntos y unidos trabajando en equipo por el bien común. Además, soy muy fiel a los que me rodean, nunca fallo y siempre mantengo una relación personal positiva que redunda en un buen trabajo colectivo, algo que muchas veces me ha causado problemas, pero nunca por mi forma de actuar.
-Aprovechando que usted es el mito valencianismo le preguntamos, ¿cree que el Valencia debe respetar el año de contrato que tiene Javi Gracia?
-Difícil respuesta. Creo que se ha visto afectado de manera exagerada por su descontento con los gestores del club, algo que le ha privado de obtener mejor rendimiento de sus futbolistas. Ha gozado, sobre todo al principio, del apoyo de la afición, pero vuelvo a repetir, podría haber sacado más rendimiento de sus jugadores.