Exclusiva: Mikel González quiere llevarse a ‘Recoba’ al Istra

El exjugador del Compostela salvó del descenso la pasada temporada al Twente holandés

0
454
Entrenador
Gonzalo García se lamenta de una ocasión en un partido del Twente. /FOTO: TWITTER

Mikel González, director deportivo del Istra de la Primera de Croacia, con la anuencia de Sergio Fernández, máxima autoridad deportiva del Alavés, conjunto que tiene la propiedad de la entidad balcánica, quiere llevarse a Gonzalo García Recoba como entrenador.

FÚTBOL DE ALTA COSTURA. POR ABEL RESINO.

El técnico nació en Montevideo, Uruguay, hace 37 años, pero tiene la doble nacionalidad española porque es nieto de abuelos gallegos. Y lo cierto es que como entrenador la está rompiendo, después de haber protagonizado una humilde pero muy digna carrera como jugador que le llevó a desfilar por equipos como el Mérida, el Palencia y el Compostela, que es donde se inició y colgó las botas. De hecho, la pasada temporada ya dio el pelotazo trabajando en la Eredivise (Primera división) holandesa como responsable máximo del Twente, al que salvó del descenso.

La historia de Gonzalo García, o la de Recoba, que es así como se le conocía en España, es la de un chaval que con catorce años cruzó el charco para instalarse en Santiago de Compostela. En la ciudad a la que guarda mucho cariño porque no en balde le permitió formarse como jugador. Fue en las bases del histórico conjunto del Multiusos de San Lázaro, que es donde presumió de ser citado para jugar con la selección local y en la gallega. O con la sub 17, sub 18 y sub 19 española, donde llegó a compartir vestuario con jugadores de la talla de Torres, Reyes o Iniesta. El caso es que su talento y gran calidad lo llevaron al Real Madrid, que es con quien no llegaría a debutar porque fue cedido a la UD Mérida y el CF Palencia. Y ya de ahí al balompié holandés sólo hubo un paso. Total, que el AGOVV Apeldoorn, el Heerenveen, el Heracles Almelo y el Groningen fueron los equipos en los que dio cuenta de su calidad hasta que en 2017, con 34 años, colgó las botas en el equipo que lleva en el corazón: el Compostela. Y todo, para dedicarse a ser entrenador.

Comenzó como preparador en la temporada 2017/18 siendo segundo entrenador del en el Esbjerg danés, que militaba en la Segunda División. Y así hasta que en la campaña 2018/19 regresó a Holanda para convertirse en el segundo entrenador del FC Twente, que es el conjunto en el que acabaría tomando la alternativa como primer técnico en solitario tras dar sustitución a Marino Pusic en 2019.

“En un club como FC Twente, el rol de entrenador es una gran responsabilidad. La temporada pasada conocí bien el club. He podido experimentar qué es el Twente desde dentro y estoy listo para asumir el cargo. Todavía soy joven y entiendo que haya dudas. Pero tengo una idea de fútbol que encaja con la filosofía del equipo y estoy ansioso por empezar a entrenar con los jugadores y el resto de personal”, recogió entonces el fenomenal sitio web Migrantes del Balón.

Y el caso es que los resultados fueron dando razón a sus palabras. Consiguió la salvación del Twente la pasada temporada. Pero a pesar de eso tuvo que salir, por efecto dominó. Sin tener él culpa de nada. “La semana pasada ya indicamos que queremos dar un nuevo paso en el FC Twente y que queremos tomar un curso diferente. Esta decisión llevó a la salida del director técnico Ted van Leeuwen. Una consecuencia lógica de esto fue no renovar los contratos de Gonzalo García y sus asistentes.