Exclusiva: Manu Mosquera, a la cabeza de los números rojos

El coruñés, que debe lidiar con la enorme crisis del Extremadura estando entre la espada y la pared, acumula el impago de siete nóminas por las seis que se les deben a los jugadores. No firmó el acuerdo con Franganillo y a vuelta de Navidad se puede encontrar con pocos futbolistas

0
473
Manu Mosquera, a la izquierda. /FOTO: AN

En el ser o no ser que se está viendo en el seno del Extremadura a cuenta de la muy delicada situación económica en que se encuentra, no duden que el coruñés Manuel Mosquera, el técnico del colectivo, es de los actores que peor lo está pasando. (SIGUE DEBAJO)

La Federación Española de Fútbol distingue a ENTRENADORES por «dignificar» al gremio

Y todo, porque por un lado tiene que ser sensible y cómplice con su vestuario (en el que los jugadores tienen un enorme malestar por acumular la friolera de seis mensualidades pendientes)y de otro porque el entrenador también se debe a las servidumbres propias de ser un empleado directo del jefe de la empresa, el presidente Manuel Franganillo.  Y eso es algo que definitivamente lo pone entre la espada y la pared y por lo que tampoco puede encontrar alivio en el bolsillo. Porque es que al estratega, con otras dos campañas más por delante firmadas, se le deben siete nóminas. Y eso le pone a la cabeza de los números rojos.

Como ya es conocido, los jugadores se presentaron a competir este sábado en Calahorra después de que accedieran al acuerdo que les propuso Franganillo. Esto es, mantenerse en el club hasta el 30 de diciembre y poder marcharse en enero con la carta de libertad y un reconocimiento de deuda si antes no se les pagaba.

Pero según ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA no todos los futbolistas firmaron. Ni tampoco el técnico, de quien nos cuentan que es consciente que a la vuelta de Navidad pueda encontrarse con muy poco jugadores -no todos ellos tendrían fácil encontrar acomodo.

Grosso modo, ese es el calvario que está viviendo Mosquera, quien en el peor de los casos tendría que marchar al extranjero para acabar entrenando en esta temporada. Y no parece que sea ese el caso.