Exclusiva: El funambulismo de Dupi y Cano en vísperas a la visita a Riazor

El CD Badajoz se aproxima al primer gran encuentro importante de la temporada sin haber pagado todavía a la totalidad de futbolistas la nómina de julio y debiendo a todos agosto

0
1157
Dupi, en su presentación en el CD Badajoz. /FOTO: OFICIAL

El director deportivo segoviano David Torices ‘Dupi’ y el entrenador granadino Óscar Cano están haciendo auténticos funambulismos en el CD Badajoz para mantener el equilibrio en vísperas del encuentro a disputar en Riazor ante el Deportivo de la Coruña, el mismísimo líder del grupo I de la Primera RFEF.

Recapitulamos: el que fuera jugador de equipos como el Rayo Vallecano, el Tomelloso o el Puertollano se hizo con el sillón de la dirección deportiva después de que David Vizcaíno dimitiera. Pero antes de que fuera encarcelado el presidente Joaquín Parra, que es quien contrató a ‘Dupi’. A posteriori no cuajaron las negociaciones para la venta de la entidad, se produjo la salida del director general Jorge Echave y el club comenzó pagando la mensualidad de julio a once jugadores (SIGUE DEBAJO).

Urban, en exclusiva: «Estoy centrado en Polonia, pero siempre le desearé lo mejor a Osasuna»

Pues bien, pese a que Álvaro Trigo, ex director general de vuelta a la entidad con cargo que no ha sido especificado, dijo en Twitter que esa primera mensualidad ya estaba percibida por la totalidad de los componentes del plantel, lo cierto, ha podido conocer ENTRENADOR FÚTBOL ESPAÑA, es que esa información es inexacta. Que aún hay futbolistas que tienen por cobrar julio y todos, agosto.

Por suerte para ‘Dupi’ y Cano, el CD Badajoz ha estado tratando con agentes como Rodrigo Fernández Lovelle que, según ha conocido también este digital, saben tranquilizar a sus clientes, caso del delantero Sergio Benito.

Además, como ya contamos Óscar Cano está contando con el inestimable apoyo moral de su ‘hermano’ Matías Ramírez, técnico de titulación nacional y alta cualificación que desde Granada le está insuflando ánimos.

En este contexto, resulta providencial el apoyo sin fisuras de una afición que está a una altura muy considerable y que digiere como puede este cúmulo de circunstancias con tal de que el equipo salga adelante.