Exclusiva: Alejandra sin filtros, el golpe de efecto de Luis Oliver

Aquella a quien el presidente del Badajoz cataloga "como la única persona que me planta cara" pasará a engrosar los servicios jurídicos con una basta formación académica y una prolija experiencia laboral que ya la convierte en ex del Atlético de Madrid

0
4334
Luis Oliver entrega afectos a quien se trata de su principal admiradora y opositora.

Se llama Alejandra, tiene 32 años, es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, así como máster en Derecho Deportivo por la del Real Madrid, y pasa por ser el auténtico golpe de efecto de Luis Oliver. La mujer que sin haber desembarcado siquiera ya ha conseguido que se comience a ver con otros ojos al empresario navarro que este pasado miércoles pudo anunciar, medios de comunicación mediante, y casi seis meses más tarde de su llegada, que el controvertido ex presidente Joaquín Parra es “ya historia en el CD Badajoz”.

En tan seguida comparecencia, Luis Oliver, el apoderado de Lanuspe, también dejó entrever que daba un falso paso al costado para que adquiriese protagonismo y poderes un consejo de administración que dijo que “va a sorprender”. Y en el que anunció también que tendría cabida “mi hija”.

Pues sí, lo cierto es así va a ser, al menos en lo tocante a su descendiente, han refrendado a ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA quienes nos aportan en exclusiva qué función va a desarrollar en concreto, y qué bagaje tiene, ésta que ya ha comenzado a hacer mucho ruido por todo lo que muestra sin filtros a través de su cuenta de Instagram.

“En principio, las funciones que Alejandra va a desarrollar son jurídicas. Será de la mano de Diego García, abogado experto en Derecho Deportivo. Aunque lo cierto es que Alejandra va a estar presta a prodigarse en lo que se requiera, porque es que realmente va a formar parte de un grupo de trabajo integrado por muy pocas personas”, desvelan a este digital quienes también están en disposición de arrojar luz sobre la experiencia profesional y futbolística de Alejandra.

“Desde que en 1997 su padre llegó al Xerez CD, donde pasó una de las mejores épocas de su vida, Alejandra siente especial atracción por el mundo del fútbol, que ha vivido de cerca desde pequeña por razones que son obvias. Excepción hecha del año que estuvo trabajando en el gabinete jurídico del Atlético de Madrid, su experiencia laboral en el campo del fútbol se fue desarrollando conforme Luis Oliver se fue labrando su propia trayectoria como dirigente. Betis, Córdoba, Extremadura..”, clubes en definitiva en los que fue “haciendo contratos de jugadores, reclamaciones de sanciones, despidos y todos los temas jurídicos que acompañan y hacen posible la gestión de un club”, nos aportan nuestras fuentes. Y todo, sin dejar de aclarar qué hay de verdad en aquello que todo el mundo tiene en la mente.

“Aunque pueda parecer mentira, lo cierto es que Alejandra siempre se mostró remisa a trabajar con su padre por dos cuestiones: una, el no mezclar familia con trabajo y dos, porque ambos tienen muchísimo carácter y mucho criterio propio y estos con frecuencia no coinciden y ya es ahí cuando se produce el choque de trenes”, nos aclaran quienes concluyen sobre este particular que “a Alejandra le hace gracia cuando dicen que puedo ser ‘una marioneta’ de su padre». Y todo, porque es que de eso parece que hay poco. O, al menos, no tanto como cabría imaginar. “Luis Oliver siempre ha confesado en sus ámbitos más privados que Alejandra es la única persona que le planta cara, que le lleva la contraria abiertamente y que le pone los puntos sobre las íes cuando no está de de acuerdo” con el controvertido mandatario.

A día de hoy, Alejandra Oliver trabaja “por cuenta ajena en una empresa americana de venta de material médico”. Y el hecho de que se muestre sin filtros en @alejandraoliver se debe “a que ella mismo fue reclamo de una línea propia de complementos” y la red social fue “una potente herramienta para la venta”. Aunque claro, aquello fuera a costa de que se pudiera «frivolizar su imagen”.

El caso es que Alejandra Oliver es “completamente independiente desde hace ocho años” y que “aunque no lo parezca sabe muy bien el esfuerzo que requiere abrirse paso en el mercado laboral” cuando de lo que se ha tratado es de incursionar en actividades no futbolísticas” que ahora retoma con la mayor de las ilusiones. Su medio de vida “seguirá sin ser el Badajoz” pero lo cierto es que el proyecto albinegro “le motiva mucho” y le permitirá ir ahondando en una relación con su progenitor que también surge de la fuente de la idolatría.

“Como es normal, Alejandra siente una gran admiración por su padre, de quien cree que tiene millones de cosas que aprender. Y aunque es verdad que no siempre hace lo que a él le gustaría” sí que es cierto que “lo ha coinvertido en su principal mentor”.

A ver cómo empieza encajando la demonización interesada que se ha creado en torno a su padre. O a Luis Oliver. Que para el caso no es lo mismo.