El último lío de Amadeo Salvo

El Ibiza se encuentra al borde del precipicio del descenso a Primera RFEF y el mandatario optó por la salida de Anquela, el décimo tercer técnico que decapita. Los procederes del dirigente no ayudan a crear un clima de tranquilidad y estabilidad

0
1316
Amadeo Salvo celebra el ascenso del Ibiza a Segunda. /FOTO: COPE

El que fuera presidente del Valencia Amadeo Salvo se encuentra metido en un muy buen lío. Y todo, como consecuencia de que la UD Ibiza, equipo del que es gobernante y propietario,  comienza a verse cerca del precipicio del descenso a la Primera RFEF sin que el comodín de los técnicos le haya alejado del peligro. Ayer destituyó a Juan Antonio Albacete Anquela -un empate en cuatro partidos de Liga- y con Javier Baraja, que es con quien inició el campeonato no le fueron mejor las cosas: tres triunfos y dos empates en trece partidos.

El tema está en que tampoco está ayudando en exceso a la formación ibicenca los procederes del mandatario, de quien se señala que es excesivamente fiscalizador y que permanentemente incursiona en parcelas -como la deportiva- que no le son propias. Y todo, con ansiedad, con nervios, con maneras de ‘aquella manera’. Un coctel poco recomendable que arroja como consecuencia no sólo la crisis en la que se encuentra la entidad sino un dato harto revelador: con el jienense son ya trece los entrenadores que ha destituido bajo su mando. Ríase usted de la ‘trituradora de técnicos’ del presidente del Lugo CD Tino Saqués.

Con este proceder es lógico que el director deportivo se pueda sentir amenazado. Miguel Ángel Gómez, ex del Real Valladolid o el Sevilla FC, fue quien confeccionó la plantilla que ahora zozobra en la parte baja de la clasificación. La que evidentemente tiene su parte de culpa en lo que sucede. Con doce puntos en dieciséis encuentros es penúltima y que la frontera de la permanencia la atisbe a cinco unidades no es un dato especialmente tranquilizador. Y hace prever que el lío de Salvo tardará en solucionarse, si es que lo hace.