El nuevo sueño de Onésimo Sánchez

El exfutbolista profesional de Real Valladolid, Cádiz, FC Barcelona, Rayo Vallecano, Sevilla y Burgos se esmera en conducir al filial del Celta a la Segunda B Pro

0
256
Onésimo
Onésimo Sánchez, expectante antes de un encuentro. FOTO: canteiraceleste.com

El exfutbolista profesional de Real Valladolid, Cádiz, FC Barcelona, Rayo Vallecano, Sevilla y Burgos, el vallisoletano Onésimo Sánchez, está afrontando en esta temporada su décimo tercera experiencia en banquillos profesionales españoles. Tras desfilar por los banquillos del filial del Pucela, del propio Pucela, del Real Murcia, del Huesca o del CD Toledo vuelve a estar al mando del Celta de Vigo B, que es donde la pasada campaña se acabó convirtiendo en toda una suerte de salvador tras sustituir a Jacobo Montes: el equipo se encaminaba al descenso a Tercera (que por la pandemia finalmente no se hubiera producido) y en seis partidos consiguió cuatro victorias y un empate.

Ahora bien, de cara al presente campeonato Onésimo se muestra ambicioso, lo que es también consecuencia de la reestructuración que ha sufrido la categoría y de lo que le demanda el propio club celeste. “Creo que nuestro objetivo es no renunciar a nada, quedar lo más arriba posible, mejorar mucho a los futbolistas y que estén muy preparados para el primer equipo”, dijo en La Voz de Galicia quien asumía como propia la meta de alcanzar la Segunda B Pro. Que es algo para lo que pide o, mejor dicho, exige, lo mejor a su plantel de futbolistas.

«Las puertas no te las abre nadie, hay que derribarlas. Nosotros tenemos que hacerlos crecer y los jugadores, con sus condiciones, tienen que demostrar que pueden estar en lo más alto”, comentó en Radio Marca quien no ha podido comenzar muy bien. Y es que al valioso empate de la jornada inicial ante el Guijuelo (0-0) se unió una inesperada derrota contra el Racing de Ferrol (0-1). Así, el Celta B es octavo clasificado con un único punto y este finde semana visitará al Pontevedra. A un hueso duro de roer porque se trata del tercer clasificado con cuatro puntos. Ahora bien, el hecho de que el equipo que ejercerá de anfitrión lleve desde la temporada 2009/2010 sin vencer al conjunto olívico en Segunda División B sobre el césped de Pasarón y que en los últimos cinco ejercicios el filial celeste consiguiera sacar ocho puntos del estadio municipal de la Boa Vila es buen síntoma para pensar que Onésimo puede comenzar a cimentar. A construir su nuevo sueño deportivo.