El milagro a cero euros de Juan Arsenal

Sin haber cobrado ninguna de las tres mensualidades que ya tiene ganadas, el de Hellín ha firmado un balance sobresaliente que va a permitir que el Real Jaén se libre del descenso al que estaba abocado. Por un tanto de golaverage no pudo meterlo en la lucha por ascender

0
630
Entrenador
Juan Arsenal, entrenador del Real Jaén, sobre la 'alfombra' de La Victoria.

El que está a punto de conseguir es un milagro. Pero un milagro a cero euros. A la cantidad que ha cobrado pese a tener ya trabajadas, y más que ganadas, tres mensualidades. Porque lo cierto es que pese a haber firmado en el Real Jaén una actuación de sobresaliente, al técnico de Hellín Juan Arsenal sólo le han podido dar las gracias desde la casi centenaria entidad olívica. Y eso que lo conseguido ha sido mucho. Al loro, porque es que no tiene desperdicio.

Cuando decidió tomar las riendas, el Real Jaén iba último del grupo 9A de Tercera división a siete puntos de la zona intermedia, la que le podría haber permitido entrar incluso en la lucha por el camino más largo al ascenso a Segunda RFEF. Pues bien, al final de la competición regular el cuadro de La Victoria había remontado cuatro posiciones –acabó séptimo – y sólo se quedó fuera de la parte de la tabla que antes de su llegada era una quimera por un tanto de golaveraje particular con el Huétor Vega.

Y claro, con esa inercia no es de extrañar que en la segunda fase del campeonato el Jaén de Arsenal esté a pique de conseguir el verdadero objetivo por el que fue contratado: la permanencia. Está primero con 35 puntos y todo hace indicar que en un partido o dos, habrá alcanzado la meta.

Un objetivo que estaba tan difícil cuando se comenzó a negociar su incorporación que los propios aficionados del club, sabedores de su honestidad y su buena labor en el Linares, le recomendaron por redes que no fichara por el riesgo a que la vorágine en la que se encontraba la entidad se lo llevara también por delante a él. Absolutamente inaudito. Pero tal real como la vida misma. O como ha sido su balance: siete victorias y tres empates en once encuentros.

Total, que mientras Arsenal ha resucitado a una plantilla que estaba muerta recordándole a diario a sus futbolistas que “no son malos, como tanto se ha dicho”, el de Hellín espera que un tal Andrés Rodríguez, que es el que hace de presidente, cumpla de una vez con sus compromisos. O que se vaya, esto ya lo decimos nosotros. Pero para eso parece que también se va a necesitar otro milagro y ahí Arsenal ya no puede hacer nada.