Siete apellidos catalanes para Gabri en el Olot

El exjugador del Barça o el Ajax quedó sujeto en la escuadra de Gerona a una filosofía que trata de “aprovechar los recursos que tenemos en casa", quedando los límites "a los países de habla catalana"

0
112
Andorra
Gabri García toma notas en un entrenamiento del Andorra. /FOTO: CADENA SER

Lo asumió con todas las consecuencias y ahora no cabe espacio a la excusa tras acabar como colista del grupo 3A de Segunda B, del que pasa al E para evitar. Pero ello no quita para que se dejen de destacar las limitaciones que ha tenido el exjugador del FC Barcelona o el Ajax Francisco García de la Torre ‘Gabri’ para llevar a buen puerto la nave del Olot. Y todo, por mor de una filosofía localista que ha explicado a la perfección el presidente de la entidad, Joan Agustí, en un delicioso reportaje en ABC.

«El límite para jugar aquí está en los países de habla catalana», ha comentado el dirigente para explicar los condicionantes a los que queda expuesto un jugador que quiera defender los colores de la escuadra olotense, representativa de un municipio de Gerona. Que en definitiva quiera ponerse a las órdenes de un exfutbolista ‘fabricado’ por Johan Cruyff.

No deje de leer al completo este delicioso reportaje en ABC pinchando AQUÍ

«Nosotros entramos en el club hace 16 años, cuando estaba en regional, y desde el principio la idea fue construir un equipo con gente de la comarca. El proyecto se fue diluyendo hasta que llegamos a Segunda B y acabamos bajando. Al caer a Tercera entendimos que era más sostenible y que contribuíamos más a desarrollar el fútbol de nuestra ciudad y de nuestro territorio firmando a jugadores de las zonas más cercanas posibles. Ahora, la mitad de la actual plantilla de Segunda B está formada por jugadores de las comarcas de Girona», ha dicho quien a la vez asevera que «en principio queríamos ceñirnos a Cataluña, pero vimos que eso se nos quedaba corto y decidimos seguir el ejemplo del Athletic. Esta filosofía tiene la ventaja de que todos los recursos que generamos se quedan cerca de nuestro territorio, es nuestra respuesta a la locura que está viviendo el fútbol».

Pero por si alguien aún tiene una duda sobre esta esta “filosofía, que no religión” la termina de despejar el mandatario. «Un jugador que sea, por ejemplo, murciano y esté un año jugando en el Badalona no podría fichar por el Olot. Sí cogeríamos a un jugador que, supongamos, ha nacido en Huelva y ha hecho todo su fútbol base aquí porque su familia ha venido a Cataluña a trabajar. Es decir, los chicos que se desarrollan aquí sí los cogemos. No es una filosofía excluyente, insisto, lo que queremos es aprovechar los recursos que tenemos en casa».