Dimite Manolo Molina, el director deportivo que no quería matrimonio con Pina

El ejecutivo dice adiós al Real Murcia tras subirlo a la Primera RFEF. Estalló ante las injerencias del presidente Agustín Ramos, que siempre apoyó al exmandatario del Granada y el Cádiz. La continuidad del técnico Mario Simón muy en el aire. Las miradas apuntan a Acciari

0
446
Manolo Molina, en los estudios de la Cadena SER

Ojo a las noticias que llegan desde el sur de España. Y es que ha presentado la dimisión Manolo Molina, el director deportivo que ascendió al Real Murcia a la Primera RFEF al término de la pasada jornada. El ejecutivo ni más ni menos que como ya avisó en la jornada de hoy ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA no quería cuentas con Quique Pina, quien era desde el exterior el asesor deportivo del Consejo de Administración grana. (SIGUE DEBAJO)

El caso es que el presidente Agustín Ramos ha aceptado la dimisión de Manolo Molina y la entidad, a través de una nota, le ha agradecido su «profesionalidad» y le ha deseado «la mayor de las suertes».

Es el final que tiene pues un ejecutivo que llegó a Nueva Condomina en mayo de 2021 pero de la mano de otro presidente, el notario Francisco Tornel. Dejó atrás al UCAM de Murcia, en el que fue la mano izquierda de Pedro Reverte, e inició un proyecto austero en el que apostó por el fichaje del estratega madrileño Mario Simón.

A partir de ahí, problemas. Ramos se convirtió en el nuevo propietario del Real Murcia mediante la compra de acciones y pronto quedó de manifiesto que no comulgaba con Molina, quien conformó una plantilla barata que dio buen resultado tras empezar renqueante. Eso sí, el colectivo no fue impermeable a las injerencias del mandatario, quien quiso dejar claro desde el minuto uno que no había llegado al cargo sólo para poner dinero.

Uno de los capítulos más sonados fue cuando el jerarca apostó por el fichaje del veterano neerlandés Royston Drenthe, con pasado en el Real Madrid o el Hércules de Alicante y hasta entonces en el Racing de Murcia. En el conjunto del grupo XIII de Tercera que había estado apadrinando económicamente por Ramos y que fue entrenado por el exjugador José Luis Acciari. Por un argentino de sobra conocido en el fútbol español -jugó en el propio Real Murcia o el Elche- y del que conviene estar bastante pendiente porque está muy en la sintonía de Ramos.

El detonante para que Molina haya acabado haciendo las maletas fue la apuesta del presidente del Real Murcia por Quique Pina. El exmandatario del Granada CF o el Cádiz CF no se convirtió en manager general como estaba previsto pero sí que ha venido ejerciendo poderosa influencia en el mandatario grana, pese a la disconformidad de Manolo Molina y de Tornel. Las dos personas que, según el propio Ramos, se negaron a que Pina entrara de manera oficial en el organigrama.

A partir de ahora, y partiendo también de la base de que el entrenador Mario Simón siempre ha estado ‘casado’ con Molina, puede suceder cualquiera cosa, Aunque los indicios desvelen con clariadad qué.