Diego Merino, a un paso de culminar la resurrección del histórico Toledo

Tras un fantástico trabajo que ya culminó con la renovación de su contrato hasta 2023, el emeritense se encuentra a un paso de elevar al club del Salto del Caballo a la Segunda RFEF

0
833
Entrenador
Diego Merino, en pleno entrenamiento. /FOTO: NAVAL MORAL HOY

Una vez más, el emeritense Diego Merino se encuentra en disposición de recoger el buen fruto de sus capacidades y dominio de la dirección técnica. Y es que el que fuera técnico del club de su ciudad o del propio Extremadura puede culminar este próximo domingo la resurrección del CD Toledo. Del histórico club del Salto del Caballo al que ascenderá a la Segunda RFEF en el caso de ganar, o empatar al término de la prórroga, al Quintanar del Rey. La consecución, sería la guinda a una trayectoria trufada de satisfacciones que ya le hizo ganarse la renovación hasta 2023.

Confidencial: Juan Sabas, opción que se maneja en el Águilas

Diego Merino, de sólo 32 años, entró en liza siendo el CD Toledo cuarto del grupo 18B de Tercera División con 20 puntos, a ocho del líder Marchamalo, que encima tenía un partido menos. Pues bien, bajo su mando, el equipo verde comenzó una paulatina escalada que le hizo terminar la primera fase de la competición en la tercera plaza. Pero es que en la segunda tampoco le fue nada mal y encima opositó al ascenso directo, lo que no fue finalmente posible por el déficit que el plantel creó desde un inicio del campeonato con respeto al Marchamalo y el Calvo Sotelo.

Total, que tras apear de la lucha por el ascenso el pasado domingo al Torrijos con un empate a uno, el CD Toledo llega al gran momento de la verdad después de que bajo la dirección de de Diego Merino haya sumado ocho triunfos, cinco empates y una única derrota (precisamente, en el debut del técnico).

Y claro, eso es óbice para pensar que se puede estar viniendo el premio gordo para una carrera que el preparador inició en la cantera del Rayo Vallecano ­-donde consiguió ganar la Liga con el juvenil de División de Honor- y fue forjando también en el filial rayista, el Atlético Astorga o el Moralo.