De las comparaciones de Boada con Piru a los “no acontecimientos” de Robert

La figura del que apunta a ser el nuevo director deportivo del Granada causa resquemor a la afición mientras que sobre el técnico pesan inquietantes dudas

0
400
Entrenador
DUDAS. Robert Moreno, un técnico esbelto y de buena imagen.

La posible elección de Pep Boada como director deportivo del Granada CF, después de que ya se haya producido la rescisión de Fran Sánchez, no es que haya vuelto loca precisamente a la afición rojiblanca. Y esto es por dos razones.

La primera, dado que el cargo que desempeñó en el Barcelona fue el de jefe de ojeadores, es que es que se desconfía de su capacidad para negociar. Para defender bien los intereses del club en el mercado. Para poner firme, llegado el caso, a Rodri Bastier y David Pirri (Promoesport), Luis Alonso (Stellar Group), Rodrigo Fernández (Protio), Álvaro Torres (You First Sport) o el mismísimo Petón (Bahía), que son grandes del oficio de la representación y a veces hay que mostrarles el diente.

La experiencia sufrida en este mismo sentido con José Ángel Torralbo ‘Piru’, un profesional de perfil similar porque procedía de otro grande como es el Real Madrid, no es nada halagüeña, pues el Granada CF acabó descendiendo. Y claro, con Boada el temor se expande.

¿No había en el mercado otros directores deportivos más bragados en las labores propias del cargo?, se preguntan los aficionados. Y sí, si que los hay. Muchos y variados, pero la propiedad parece decidida a jugarse su propiedad con alguien de las características de Boada.

Y la segunda cuestión es si Boada llega con hambre o no, tras haberlo dado todo en el Barcelona. En un club donde por cierto parece que lo despidieron a ‘lo Fernández Monterrubio’. Es decir, de un día para otro, con malas formas y sin miramientos.

En cualquier caso, no debe extrañar lo de Boada si la apuesta para el banquillo es otro entrenador sin apenas experiencia en las categorías profesionales como es Robert Moreno. Igual a final de temporada hay que quitara los Reyes Católicos de su plaza para ponerlo a él -no tendremos problemas en hacerlo- pero a la espera de que así sea no estaría de más que empezara por demostrar que antes de entrenador es persona.

Por ejemplo. ¿A qué se refería Luis Enrique con los “no acontecimientos” que tuvieron lugar cuando él estaba cuidando de su hija enferma? ¿Acaso es que Moreno no se molestó en llamar al que había sido su jefe y gran valedor para interesarse por su pequeña?

No estaría de más que respondiera. Y que lo hiciera públicamente. Y cuando le apetezca a Lucho que dé su versión. Y ya salimos de dudas.