Cuando a Ricard le toca poner la cara para la bofetada

El exjugador del Córdoba, del Murcia, el Badajoz o el Málaga CF pone rostro al fracaso deportivo de la Cultural Leonesa, donde está en el punto de mira pero no piensa dimitir, pese a que quizás Felipe Llamazares ha tenido mayor cuota de responsabilidad

0
447
Entrenador
Ricard Pozo, en la sala de prensa de la Cultural Leonesa.

Nosotros no lo hemos comprobado. Pero son intermediarios, agentes, futbolistas o entrenadores los que aseguran que, pese a que no son sus estrechas competencias, es Felipe Llamazares quien incluso ha llevado la batuta en la parcela deportiva de la Cultural Leonesa. Del conjunto del grupo 1D de Segunda B que no pretendía ascender a Segunda, pero a lo más que ha llegado es a la Primera RFEF sin ni siquiera poder ya disputar la promoción de ascenso. El ex prestigioso árbitro de la ACB es en la práctica el director general, pero no han sido pocas las oportunidades en las que se ha metido en el campo deportivo. Incluso para valorar decisiones técnicas en las que tuvo mucho que ver como en la destitución del primer técnico David Cabello. (SIGUE ABAJO).

EL CONSULTORIO DE LA LEYENDA. POR FERNANDO GÓMEZ COLOMER
JUGADOR CON MÁS PARTIDOS EN EL VALENCIA, DIRECTOR DEPORTIVO, TÉCNICO UEFA

Sin embargo, al que le está tocando poner la cara ahora que toca el momento de la bofetada es a Ricard Pozo. Al exjugador del Córdoba, del Real Murcia, del CD Badajoz, del Málaga CF, del Écija Balompié, del Poli Almería, del Zamora y del Granada que es quien realmente ocupa la parcela de la dirección deportiva. De hecho, el que fuera también entrenador del Zamora, ha saltado a la escena pública para señalar que la campaña es de “aprobado raso” porque simplemente se ha conseguido el “el objetivo vital”. Esto es, pasar a la categoría de reciente creación.

En su intervención pública, realizada esta misma mañana, Pozo ha dicho que la Cultural Leonesa seguirá contando con el apoyo de la Academia Aspire, quien ha querido vender el club pero no le queda seguir otra que seguir aportando al no encontrar un comprador que le satisfaga. En cuanto a los técnicos, que han sido tres (aparte Iñigo Idiákez y el actual Ramón González) reflejó que el hecho de apostar por noveles «corresponde a no buscar a un entrenador experto, sino a nuestro entrenador, hay muchos casos de gente con experiencia que no le ha ido bien» (SIGUE DEBAJO).

ESPACIO ACCIARI. ¿Qué es clave en los momentos importantes de la temporada?

Además, Ricard ha dicho que no le asustan las críticas ya que está habituado a «vivir con pancartas desde los 17 años, que cobraba 1.500 pesetas y ya me llamaban en Córdoba pesetero, es la respuesta a la desilusión y hay que respetarla». Quizás por ello ha reflejado que no pienso dimitir porque «tengo contrato con la Cultural hasta que Aspire crea que no debo de estar aquí y es algo que hasta ahora no ha ocurrido».

Siempre es bienvenido un buen escudo y Ricard, ya lo ha dejado claro, no le importa ejercer como tal.