Confidencial: Un viaje al interior del ser de Calderón

Mientras espera a que la Balona le aclare si quiere renovar, sus allegados nos cuentan que “él mismo se cuestiona cada día. No hace falta que le cuestione nadie. Sabe las cosas que hace bien y las que hace mal"

0
200
Entrenador
Antonio Calderón, en una rueda de prensa. /FOTO: YOUTUBE

Después de conseguir el ascenso a la Primera RFEF, Antonio Calderón está a la espera de que la Balompédica Linense dé un paso y le aclare si quiere que siga al frente del equipo cuyas riendas asumió en diciembre de 2019. Si por él fuera, mañana mismo firmaría: se siente con fuerzas, le gusta el equipo y aparte, se encuentra cerca de casa. Miel sobre hojuelas. (SIGUE DEBAJO).

EL CONSULTORIO DE LA LEYENDA. POR FERNANDO GÓMEZ COLOMER. EXINTERNACIONAL, JUGADOR CON MÁS PARTIDOS EN EL VALENCIA Y ENTRENADOR

 

Entretanto, es fácil conocer qué es lo que puede estar pasando por su cabeza cuando haga recapitulación de la temporada. En este sentido, personas muy allegadas a Calderón, que lo conocen como la palma de sus manos, nos cuentan cómo hace balance de su propio trabajo. “Él mismo se cuestiona cada día. No hace falta que le cuestione nadie. Sabe las cosas que hace bien y las que hace mal. Él mismo se da cuenta de los errores que comete y no hace falta que se los recuerde nadie. Sabe cuándo he hecho las cosas bien, regular o mal. Desde ese punto de vista, la exigencia se la pone él mismo”.

Finalmente, de cómo ha cambiado su forma de ser, nos dicen que “cuando Calderón era jugador era muy guasón y muy poco serio. Pero al empezar en los banquillos como primer entrenador desde el minuto cero en un equipo en el que tenía que hacer los fichajes, controlar el presupuesto, etc. eso le puso demasiado serio. Hasta su mujer le dijo que estaba cambiando”.