Confidencial: Los secretos de Alberto González

El entrenador del Linares está muy atento a la prensa, se fija mucho en los comportamientos de los jugadores en los partidos para saber cómo piensan o sienten y tiene como referentes a técnicos como Óscar Cano y Rubén de la Barrera, aunque luego pueda distanciarse mucho de ellos

0
320
Entrenador
Alberto González posa sonriente sobre el estadio de Linarejos. /FOTO: A. G.

Tras Alberto González, el entrenador del Linares Deportivo, se esconden varios secretos, algunos de los cuales estamos en condiciones de desvelar sin que seguro le importe al malagueño que llegó a la plaza de Linarejos después de haber sido rescindido en el San Fernando.

Uno de ellos, no es nada bajo el sol por cuanto se trata de una particularidad que comparte con muchos colegas. Es decir, el malagueño siempre va a decir que no lee prensa, ni escucha radios, bueno, esto según a conveniencia, pero lo cierto es que sí que está muy al tanto de lo que se dice, especialmente de él. Es una manera lógica y absolutamente comprensible de ejercer la autoprotección frente al periodista de turno, al que así quiere hacer creer que no le hará efecto ningún tipo de crítica que se le pueda realizar. Una manera, en definitiva, de decir “desiste, no harás pupa, porque es que si me das un ‘palo’ ni me voy a enterar”.

La siguiente curiosidad tiene que ver mucho con el hecho de que nunca haya sido futbolista profesional. Y de que así se sienta en déficit con respecto a muchos entrenadores. De tal manera que cuando ve partidos lo que hace mucho “es fijarse en los jugadores”, en “sus reacciones u comportamientos”, porque lo que intenta conocer es “cómo y qué piensan los futbolistas”. Esa forma de actuar le permite un “conocimiento” extra que entiende le puede ser muy útil.

Por otro lado, Alberto González comparte muchos planteamientos, especialmente no futbolísticos, con quien para él se trata de un verdadero referente: el granadino Óscar Cano. Otro técnico que tampoco hizo carrera como jugador pero sí que la ha hecho, por ejemplo, elevando a la disciplina del fútbol a toda una suerte de ciencia metafísica. De hecho, nos cuentan que una de las primeras cosas que hizo González tras publicar su libro fue enviárselo a Cano. A un entrenador que sigue creando división de opiniones. Que los tiene muy adeptos o muy detractores por exposiciones como la siguiente.

En este mismo sentido, de igual modo se puede desvelar que González también tiene como referente a Rubén de la Barrera, el discutido, o idolatrado, técnico del Dépor por disertaciones como esta:

Ahora bien, reparando en el juego directo que practica, podemos determinar que a la hora de la verdad González puesta por unas prácticas radicalmente diferentes a las que propugnan estos. Además, en su forma de expresarse González también se distancia de aquellos, con los que como poco les guarda muy bien el aire.