Confidencial: Las relaciones de desconfianza en la parcela deportiva del Cádiz CF

En los despachos del conjunto de la Tacita de Plata se vive toda una suerte de Juego de Tronos. Las vinculaciones entre sus componentes no es tan idílica como cabría imaginar

0
752
APARIENCIAS. Jorge Cordero, en compañía de Enrique Ortiz, toma la palabra. /FOTO: CÁDIZ CF

Aunque en la apariencia se llevan bien, lo cierto es que las relaciones que se traen algunos de los miembros de la parcela deportiva del Cádiz CF es francamente mejorable. O por lo menos, no tan idílica como cabría imaginar.

Las riendas, como era de esperar por su ambición, las ha tomado Jorge Cordero, que es quien oficialmente ha quedado designado como director deportivo. Por una razón que jamás alcanzaremos a entender, el presidente Manolo Vizcaíno tiene muchísima confianza en él pese a que el cartagenero es amigo íntimo del gran enemigo del sevillano: Quique Pina.

Por su parte, Enrique Ortiz, que siempre ha valorado el tener un puesto de trabajo en el equipo de sus amores, que es además el de la provincia en la que reside, ha quedado como director deportivo, pero de las categorías inferiores. El de Azuaga (Badajoz) se siente en condiciones de asumir el rango que ha sido para Cordero, pero nunca creará un cisma ni se dedicará a poner zancadillas. Tiene principios y valores. En Granada se le conoce bien, de su paso por la UD Maracena.

Aparte está David Buitrago, que ha quedado relegado al cargo de secretario técnico del filial de Segunda RFEF cuando llegó a ser el exitoso director deportivo del Cartagena, al que ascendió a Segunda A y lo mantuvo con bastante holgura. Coincidió en el Granada CF con Cordero -con el que no tiene tan buena relación como podría parecer- y se le acusa de ser el chivato de Manolo Vizcaíno, estando siempre pendiente de lo que se publica y se comenta en redes para hacérselo llegar al mandatario.

Y luego está Borja Lasso, quien ha levantado recelos entre sus compañeros porque es que de golpe y porrazo se ha convertido en el secretario técnico del club. Y todo, dicen, por gestión de su agencia de representación, You First Sport, con Manolo Vizcaíno, con quien éste guarda muy buena relación.

El tema está en que ante el objetivo de la cámara y el micrófono todos ellos pueden dar la sensación de estar muy bien avenidos. Pero no, no es tan así. En los despachos del conjunto amarillo hay toda una suerte de Juego de Tronos.