Confidencial: La forma en que la parálisis del Murcia toca a Molina y Simón

Favorecidos por el hecho de que el presidente Agustín Ramos no se sienta fuerte, el entrenador y el director deportivo ganan tiempo para arreglar la situación. Aunque éste último se ve condicionado para retocar un plantel que se ha demostrado que tiene carencias

0
500
Entrenador
Mario Simón atiende a 7 REGIÓN DE MURCIA. /FOTO: TWITTER

La situación de incertidumbre que se vive en el seno del Real Murcia como consecuencia de que antes de año se ha de celebrar una junta de accionistas en la que se ponga de manifiesto si el presidente Agustín Ramos sigue o no con el mando de la entidad está trayendo consecuencias colaterales. En la práctica, que la escuadra grana vive una parálisis que puede resultar letal para sus intereses deportivos. (SIGUE DEBAJO)

La Federación Española de Fútbol distingue a ENTRENADORES por «dignificar» al gremio

La realidad es que todo el mundo coincide en señalar en que el Real Murcia necesita refuerzos. Y claro, eso deja en mal lugar al director deportivo Manolo Molina, que con el fichaje de Alberto tiene todas las fichas cubiertas. Y eso supondrá que para fichar habrá que dar bajas antes.

Molina, que por esta carencia deportiva, y los resultados del plantel, que es décimo en el grupo quinto de la Segunda RFEF, se encuentra en el punto de mira de Ramos (aunque nos cuentan que el empresario no vio nunca con buenos ojos su fichaje) tiene muy claro qué teclas hay que tocar en el equipo. Pero lo cierto es que por ahora se ha mostrado muy tímido a la hora de que sepan sus necesidades en los ámbitos donde se le pueden proporcionar soluciones.

Molina sigue apostando por la continuidad del entrenador Mario Simón. Entiende que su permanencia no debe cortarse. Y todo, pese a que está en juego también su propia reputación. Al llegar al Real Murcia la precedía una buena fama por su labor con Pedro Reverte en el UCAM, y sin embargo ahora no está cumpliendo con las expectativas en un club en el que se le pide el ascenso. Y a ser posible, por la vía directa.

De esta situación, queda claro, está sacando tajada Mario Simón, que no para de trabajar para acercar aunque sea al Real Murcia a esas posiciones de fase de ascenso a Primera RFEF que ahora le quedan a dos puntos.

Y es que nos confirman que si Ramos se sintiera fuerte en el cargo hace ya algún tiempo que hubiera fichado a otro técnico y director deportivo. Pero claro, no quiere hacer más desembolsos económicos en un club en el que puede quedar relegado a un segundo plano.