Confidencial: La prensa de Valencia acoge con recelos a Diego Martínez

La propiedad del Granada CF acepta las condiciones del gallego para la continuidad, atendiendo a lo dicho por el diario IDEAL, mientras el técnico ha perdido fuerza en el club che

0
972
Entrenador
Diego Martínez, reflexivo, en un partido. /FOTO: TWITTER

El presidente del Valencia ha pasado de decir a fuentes de toda credibilidad y solventes que ya tenía “al entrenador para la próxima temporada casi al cien por cien” a comentar en Valencia Plaza que tiene tres o cuatro candidatos para el cargo “que están dispuestos” a ponerse al mando del plantel que ahora dirige Voro.

Hay más. El viraje ha sido más profundo. Porque es que de declarar, seguimos en la línea privada, que quería un técnico de “éxitos recientes” como prioridad, ahora lo que señala, también en Valencia Plaza, que lo que debe primar es que el relevo de Gracia “sea un líder”.

¿Debemos creer pues que ha cambiado de planteamientos? ¿Y si damos por hecho de que sí, a qué se ha podido deber?

Pues sólo en su cabeza estarán las razones, pero lo que sí que podemos atestiguar de muy buena tinta es que entre los dos ‘Murthys’ un poder fáctico en Valencia como es la prensa ha hablado. Y lo ha hecho alto y claro. Y en este sentido podemos afirmar que han acogido con poco apego, con recelos, al técnico Diego Martínez. Y esto es por varias razones.

Una de ellas, les va a sorprender, pero es así, es que el representante del gallego sea Juan Maraver. Un agente a la vieja usanza que no ayuda a la prensa ni siquiera atiende el teléfono. Por no tener, no tiene ni WhatsApp. Y claro, si a eso le unimos también que Diego Martínez es de hacer muy pocas concesiones (realmente, sólo al que quiere), ha terminado de soliviantar a un gremio que está achicharrado, absolutamente quemado, con la falta de opacidad de Peter Lim, y de su asesor Jorge Mendes. «Éramos pocos y parió la abuela», han debido pensar.

El prestigioso Maraver, como tantos otros representantes, e incluso técnicos, ven a la prensa como enemiga. Y eso lo saben en Valencia, donde dos medios que hablaron con la redacción de ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA descartaron directamente la opción de llamarlo porque saben que ni lo coge. Y claro, si el periodista no tiene información de primera mano, difícilmente va a acoger el tema con agrado. Absolutamente normal y comprensible, empaticemos también con la prensa.

Pero es que hay más. En Valencia ha trascendido la idea de que Diego Martínez se ha convertido en un entrenador “prepotente”. “Él y su segundo entrenador”, sí. Así, como suena. Y no sólo eso, existe el convencimiento de que no sabría aguantar la presión mediática, ni de la afición, cuando vinieran mal dadas después de haber entendido que la prensa de Granada sólo le ha dado caricias –que en gran parte serían merecidas por su gran trabajo–.

Aparte, la prensa de Valencia entiende que Diego Martínez se equivoca si se cree que llegaría a Valencia con mando en plaza como el que ha tenido en Granada, donde muchos de los asuntos importantes en la parcela deportiva los ha decidido él estando al remate de las cuentas y las negociaciones Antonio Fernández Monterrubio.

Pero es que hay más. Porque es que hoy el periodista de IDEAL Rafael Lamelas ha señalado en su confidencial ‘Los Dardos’ que “Diego Martínez planteó un proyecto a la consejera Patricia Ramírez, sin grandes locuras, pero para continuar la senda de la consolidación en la élite, y ella dio traslado a la propiedad, que está dispuesta a satisfacer sus deseos”.

Y ante eso sólo nos cabe decir que el periodista es fuente creíble porque no es de lanzarse a la piscina sin agua y tiene alcance con el entrenador y con la dirección deportiva. De modo que tras los últimos movimientos las piezas del puzle se vuelven a reordenar. Vamos, que Diego Martínez va a continuar.

Total que la afición del Granada CF tiene motivos para alegrarse y su dirección para pensar que puede negociar desde postura ventajosa, porque lo de Diego Martínez con el Valencia va perdiendo fuerza. Deberá pensar en qué ha fallado para eso el propio entrenador, de quien nos dicen desde el cuadro rojiblanco que hace sólo unos días «estaba como ausente, como dando la sensación de que no iba a seguir con nosotros».