Confidencial: La mala Nochebuena y Navidad de Claudio Barragán

El valenciano vivió unas fiestas de pena por la incertidumbre sobre su continuidad que transmitían los medios de comunicación en contacto con la propiedad

0
100
Entrenador
Claudio Barragán

Hay formas de comportarse que un club de la historia y grandeza del Recreativo de Huelva, del Decano del fútbol español, no se puede permitir. No debería permitírselas, aunque las tenga. Y no haya que escarbar mucho para encontrarlas. Por ejemplo, las que supusieron que su antiguo entrenador Claudio Barragán pasara una mala Nochebuena. Y una peor Navidad. Porque lo cierto es que el valenciano sufrió unas malas fiestas. Y todo, por la incertidumbre que existió en torno a su futuro, sin que nadie se las despejara para dejarle descansar en familia.

Con el apoyo del director deportivo José Manuel Zamora, pero sin saber qué es lo que pensaba la propiedad, que es quien adopta las decisiones fuertes del club, y transmitía sus dudas a los medios olvidándose de en qué fechas estaban, el estratega pasó dos de los días más señalados del año sin saber qué sería de su futuro. Porque aunque Claudio no fue de estar pendiente de lo que se decía en radios o en televisión, le resultó inevitable impedir que estén atentos a ellos sus allegados. Y por aquellas, los periódicos, las radios y los medios digitales lo que decían es que iba a rodar su cabeza, o como poco que podía rodar, lo que motivaba que personas del entorno del entrenador no dejaran de llamarle mostrándole preocupación.

Lo peor de todo no fue eso. Lo peor de todo es que Claudio tuvo que esperar hasta el día 26 para saber que no perdía su plaza en la silla eléctrica. Pero no tuvo conocimiento de ello por el club, sino por los medios. El remate.

No, no vemos reflejado al Recre, ni a su afición, en gestos como este. Los profesionales son personas antes.