Confidencial: La afición del Granada CF espera aún explicaciones de David Comamala

El nuevo director deportivo del Nástic de Tarragona se marchó de la ciudad de la Alhambra sin despedirse de la afición ni querer dar explicaciones.

0
805
Entrenador
David Comamala, en una entrevista. /FOTO: PORTAL GRANA

En honor a la verdad, cuando en Granada se tuvo conocimiento de que el madrileño David Comamala había firmado por el Nástic de Tarragona lo cierto es que una fuerte sensación de desazón se apoderó de un nutrido sector de la afición andaluza. Y todo, por entenderse que así prácticamente quedaban reducidas a cero las posibilidades de que el ejecutivo -en la teoría secretario técnico de los nazaríes, en la práctica director deportivo- diera explicaciones sobre una serie de capítulos peliagudos que, al fin y a la postre, terminaron desencadenando que el histórico del cuadro de Los Cármenes acabara descendiendo a Segunda división.

 

Y es que lo cierto es que una vez consumado el descalabro, que suponía por cláusula la extinción de su contrato, Comamala no tuvo la deferencia de despedirse de la afición nazarí. Y ni tan siquiera de convocar una rueda de prensa en la que pudiera despejar todas las incógnitas que quedaron en el aire. Si se pone su apellido en el buscador de este sitio web es posible hacerse una idea del sin fin de asuntos en los que quedó en entredicho su labor y que bien hubieran merecido una explicación.

La vinculación que tuvo con la agencia Promoesport tampoco le hizo ningún bien al dirigente. Y ese es un tema que se presume que será latente en próximas fechas. En resumidas cuentas: antes de la ventana invernal ya se comenzaron a mandar mensajes desde el Granada CF de que al término del curso tendría que ser vendido uno de los mejores efectivos del plantel, Luis Milla. Y curiosamente a las pocas fechas de esas advertencias la agencia referida anunciaba que había incorporado a su cartera de clientes al centrocampista, que en caso de traspaso podría dejar en las arcas una cantidad cercana a los ocho millones de euros y una mordida para los comisionistas del diez por ciento (ochocientos mil).

Pero no crean, eso fue sólo una cuestión de las muchas ante las que Comamala no quiere responder. Sin el apoyo, o la complicidad, de quienes ahora se pueden estar apurando de haber estado en sus cercanías, o bendecido sus actuaciones, a cambio de sus ‘verdades’, el ejecutivo se esconde y no quiere dar la cara.

ENTRENADORES FÚTBOL ESPAÑA quiere entrevistarlo en profundidad, pero hace oídos sordos a nuestros requerimientos.

Qué temerá que se le pregunte. Más elocuente no puede ser su postura.