Cobos, en el camino de resarcirse del palo que se llevó con Ismael Díaz

El Cacereño comienza como un tiro la Liga y su técnico empieza a sentar bases para un ascenso y también, para compensar del descenso que vivió como jugador de la escuadra verde

0
421
El Cacereño camina con paso firme en el grupo IV de la Segunda RFEF. Y es que tras su victoria en el estreno ante el Vélez CF (1-2), el conjunto extremeño logró en la tarde hoy su segunda victoria consecutiva tras derrotar a un Xerez DFC (2-0) que jugó con un futbolista menos durante más de una hora. Y el caso es que así el emeritense Julio Cobos comienza a sembrar las semillas necesarias para conseguir el que posiblemente fuera su hito más importante como entrenador, el ascender a la formación del Príncipe Felipe a la Primera RFEF.
Si seguimos creando los castillos en el aire que son justificables a las horas de terminar un encuentro se puede decir que Cobos también comienza a ponerse en el camino de poder desquitarse frente a uno de los mayores sinsabores que vivió como jugador. Precisamente como jugador del propio CP Cacereño.
Y es que en el curso 2003/04 vivió con la camiseta verde un amargo descenso a Tercera división que fue inesperado por los precedentes. En la campaña anterior el equipo de Cáceres a punto estuvo de disputar la fase de ascenso a Segunda A tras concluir en la cuarta posición de la tabla y todo hacía presagiar que siguiendo bajo el mando de Ismael Díaz la gesta se podía repetir. Pero nada más lejos de la realidad, el Cacereño acabó décimo séptimo y descendió a Tercera, una categoría de la que tardaría en salir un lustro. Algo que seguramente tiene bien presente Cobos.